Nadie quiere tocar la Ley de Ajuste. Para el gobierno cubano es su arma estratégica contra la presión popular y la articulación de una oposición política, así como su paliativo contra la incapacidad comunista de producir riqueza. Tras el 17 D se le aparece, además, como la vía expedita para conquistar Miami, aniquilar el exilio, […]

Leer más de esta entrada