(FUERA DEL AIRE TEMPORAL) Hora del Este (Miami)

Sintonizar desde su reproductor favorito ...

Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime Proxy Web

lunes, 7 de diciembre de 2015

Enfoque Magazine 3

Enfoque Magazine 3


COMENTANDO EL ARTICULO DE RENE LEON

Posted: 06 Dec 2015 01:47 PM PST


Una vez más, en este trabajo pone nuestro Editor René León el dedo sobre la llaga de la implantación, por los colonizadores hispano-luso-franco y anglohablantes de la América, de la lacra de la explotación sexual y económica de la mujer sometida por menesterosa o por su sometimiento a la infamia de la esclavitud... Este criterio es respaldado por un estudio dado a conocer por la Universidad de Chile sobre LA CONDICION DE LA MUJER EN LA COLONIA Y LA CONSOLIDACION DEL PATRIARCADO, y obrante en Internet en el sitio de Internet [{mazinger.sisib.uchile.cl/repositorio/lb/filosofía.../a/c03.pdf‎], en el que se dice que "Quebrando la secular tradición de que la mujer es la creadora de la vida, simbolizada en la Diosa-Madre de los pueblos agroalfareros, los españoles y portugueses trasladaron a nuestra América el concepto machista aristotélico de que el verdadero generador de la vida es el hombre, que provee con su esperma la materia viva, mientras que la mujer es sólo el receptáculo pasivo y débil,"


La investigadora habanera Zoila Lapique Becali (1930- ), licenciada en Historia por la Universidad de La Habana en 1969 ha afirmado en su libro "Cuba colonial, música, compositores e intérpretes" que "muchas familias, destacadas por su posición económica y social en la colonia, vivían de los salarios que obtenían sus esclavos, sobre todo de las vendutas o ventorrillos, las manufacturas y la prostitución". Claro que el negocio sexual no se llevaba a cabo sin tapujos. Se guardaba la forma con todos los requerimientos de la hipocresía social: el amo montaba un "timbiriche", como llamamos hoy a un mostradorcito, aunque también podía ser una simple mesa plegable con una canasta encima, y situaba allí a una esclava que se dedicaba a la venta del producto en cuestión, ya fuera pescado, fritura, dulces o cualquier otra cosa pequeña y manuable. La esclava debía entregar diariamente a su amo una cifra de dinero fijada por este, pero toda la ganancia que ella obtuviera por encima le pertenecía absolutamente. Este era un gran incentivo para las mujeres esclavas, porque les permitía ahorrar para comprar su libertad y la de sus familiares y, una vez manumitidas, podían continuar por cuenta propia el oficio de vendedoras y mantenerse a sí mismas y a los suyos con el fruto de su trabajo. Si les iba bien, podían alquilar una casa o hasta fabricarla, y con el tiempo, comprar esclavos y ampliar su industria, cualquiera que esta fuera. Una estampa del célebre pintor español Víctor Patricio Landaluce, especialista en costumbres, a la que su autor tituló Mulata y su señora, muestra claramente a una esclava mulata de piel bastante clara, vestida con la humildad propia de su condición, caminando sumisa junto a su ama, una joven ataviada más ricamente, aunque no como dama blanca, pero cuya piel más que morena muestra a las claras una Cecilia Valdés cualquiera, e incluso una Nemesia favorecida por la fortuna (véase el sitio de Internet https://ginapicart.wordpress.com/2013/08/01/origenes-de-la-prostitucion-en-cuba/).

Como recalca el propio Profesor R. León, "Estas lacras llegaron de Europa, fueron introducidas en el descubrimiento y seguidas después por los conquistadores".





No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Campaña por Eduardo Arocena