La euforia ha ocupado un lugar preponderante en este momento político, como pocas veces antes había sucedido. Tal vez ha sido un fenómeno demasiado desproporcionado. La alegría generada por el fin de un ciclo ha empujado, casi inevitablemente, a un exitismo algo desmedido. Lo que ha quedado atrás fue realmente lamentable, nefasto, patético. No solo […]

Leer más de esta entrada