La democracia venezolana agoniza. La legalidad  es precaria, las reglas electorales favorecen al gobierno, quien a sus vez controla los medios, mientras cuenta con la capacidad de inventarse electores al operar arbitrariamente todos los poderes públicos. Los sicarios oficiales, entre los que hay generales, doctores y millonarios fabricados a la sombra del gobierno,  están dispuesto […]

Leer más de esta entrada