por Pablo Dominguez Hace algunos años asesoramos a una Empresa Familiar, que contaba con dos ramas familiares en la segunda generación, dos hermanos. Con el pasar del tiempo ambos se casaron y formaron sus familias. Como es natural el deseo del fundador fue repartir la propiedad de la empresa en partes iguales para sus dos […]

Leer más de esta entrada