La renuncia de Nicolás Maduro es exigencia global. No es el culpable de todo, pero como eje de la herencia perversa, al tiempo que le han correspondido honores, trompetas y alfombras, ahora le corresponden las culpas suyas y de sus cofrades. Fue el centro de las solidaridades rojas cuando la Presidencia le subió desde el […]

Leer más de esta entrada