Hora del Este (Miami)

Sintonizar desde su reproductor favorito ...

Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime Proxy Web

sábado, 5 de marzo de 2016

Enfoque Magazine 3

Enfoque Magazine 3


EL MURO Y ALGO MAS

Posted: 04 Mar 2016 02:57 PM PST


Ramiro Gómez Barrueco
 Ex preso político. Empresario. Ingeniero Civil.

 El Muro de Trump ya no va a ser La Muralla China, la fantasía manipuladora del primer día, ahora será EL MEDIO MURO DE TRUMP porque tendrá pocas millas más de la mitad de la longitud inicial. Sólo costará  9 billones de dólares, lo cual implica que su altura la podrá saltar fácilmente hasta el gobernador Chris Christie. Después de las declaraciones de eminentes mejicanos de que no pagarán ni un centavo, Trump elevará 10 pies más la altura del MEDIO MURO. Consecuentemente aumentará exponencialmente el costo del mismo, ahora necesitará  mayor cimentación para soportar mayor carga y paredes más anchas  para evitar una esbeltez mucho más expuesta al fallo estructural, especialmente ante vientos y sismos. Una ruta crítica ideal indica que la ejecución del proyecto duraría mucho más de tres años. Parajes inhóspitos; corrupción inevitable. Mayor gobierno, más gastos.
 
Donald dice que le impondrá un impuesto de 35% a los productos Mejicanos; por lo tanto el muro no lo pagará Méjico sino los consumidores norteamericanos. El daño que pueda recibir Méjico al disminuir sus exportaciones es un bumerang inmediato que dañara nuestra economía. Méjico es el segundo mercado   más importante de nuestras exportaciones: unos 600 billones anuales. Menos dinero, menos compras.

La segunda fantasía favorita de Donald es la deportación de 12 millones de inmigrantes ilegales en dos años. 500,000 deportaciones mensuales, casi 17,000 diarias. Una deportación requiere investigación, localización, organizar y legalizar la detención, detención, cárcel, trámite de aceptación y traslado al país destinado. ¿No existirán opciones más económicas, éticas y sensatas a esta problemática?


La guerra económica, declarada fundamentalmente a países de América Latina y de Asia, conduciría a cercenar mercados y provocaría una ralentización económica trascendental en USA. Su obsoleta política proteccionista es  madre del clientelismo político y de la corrupción económica. Produce inflación automática y aumento considerable del costo de la vida. Donald es, aparentemente, un gran negociante pero un pésimo economista. Critica a sus oponentes por no tener dinero ni negocios, lo cual no es un pecado sino una virtud, porque demuestra que ellos son políticos profesionales consecuentes. Donald ha tenido cuatro bancarrotas económicas y sus oponentes ninguna bancarrota política hasta el momento.  ¿Cuál trayectoria es más confiable?

Trump se jacta de haber comprado a casi todos los políticos para obtener privilegios, dice que ahora no tendrá que hacerlo. ¿Significará esto que ahora corruptor y corrupto son una misma persona? ¿Existirá alguna esperanza de que su presidencia no sea la más corrupta de la historia de USA y tal vez de la historia de la humanidad?

Todos los analistas se sorprenden del voto sustancial otorgado a Trump, cuando comenzó a romper todos los records de barrabasadas, desde el primer minuto del primer debate. La respuesta evidente está en el apoyo masivo de todas las organizaciones y elementos racistas que promueven el poder blanco contra negros, latinos y otras etnias. A sus fanáticos no los motiva la racionalidad sino la emotividad del mesías de la esperanza blanca. Sobran antecedentes históricos de los resultados que acarrean a un país los populistas nacionalistas racistas.

Lo más triste es observar como los que van a ser perjudicados, humillados y discriminados, condenados a priori por sus apellidos, lo apoyan a ultranza, especialmente algunos cubanos que ya han sido víctimas de uno de estos bribones. Soslayan lo que significa para Trump el retorno de la grandeza de América. Significa que se colgarán otra vez los letreros con los que fuimos recibidos los cubanos en este exilio:

                                                    NO BLACKS. NO DOGS. NO CUBANS.

DEDICARSE A GOBERNAR

Posted: 04 Mar 2016 10:47 AM PST

albertomedinamendes@gmail.com

Algunos se sienten más cómodos haciendo proselitismo. Ciertos cuestionables códigos comunicacionales contemporáneos no hacen más que confirmarlo. Habrá que avisarles que desde ahora mandan los resultados y el marketing no puede ser la única herramienta disponible.

Las técnicas más habituales, utilizadas para seducir al electorado apuntan a dar siempre buenas noticias, hablar en positivo y evitar la confrontación como instrumento de rutina. Sin embargo, algunos no han registrado que una campaña, por definición, tiene principio y también final. Existe un momento para las propuestas, para las promesas, pero eso no puede ser eternizado como método, al menos no con probabilidades de éxito.

Cuando se acercan los comicios la sociedad espera saber que se hará, precisa escuchar cómo se lograrán erradicar problemas o mitigarlos y solucionar cuestiones de la vida mundana. Pero luego se tiene que pasar a la acción. Superado el recuento de votos que expresa las preferencias sociales, se acaban los alegatos y empieza la era de la gestión concreta.

Vivir en la fantasía eterna de una campaña ilimitada es desconocer lo elemental. Es que algunos gurúes creen que son "todo terreno" y que pueden prolongar sus recomendaciones hasta el infinito, sin asumir con honestidad intelectual las limitaciones que tiene cada disciplina.


A los políticos se los selecciona por determinados atributos. En ese contexto, la gente opta por unos y descarta otros. A veces, inclusive, solo intenta impedir que alguien continúe en el poder. No lo hace como en un juego de azar, en el que unos ganan y otros pierden. La meta es poner en funciones a aquellas personas que deberán luego demostrar sus talentos.

Existe una etapa para vender sueños y otra para implementar realidades. Pero esta simple percepción contrasta hoy con lo que se visualiza a diario. Algunos se conducen como si aun no se hubiera sufragado y entonces pretenden seguir sumando voluntades a mansalva.

Un estilo elegante, discursos prolijamente diseñados y pormenorizadamente estudiados, cierta moderación y buena onda son siempre bienvenidos, pero nada de eso es suficiente. Todo lo periférico es efímero. Lo que realmente importa es lo que ocurre en el núcleo, en el centro de la escena.

Los grandes estadistas no eran necesariamente buenos oradores, ni gente refinada, ni siquiera tenían sobrados conocimientos acerca de cómo conquistar mayorías de un modo eficiente. Eran muy intuitivos, pero no pasaron a la historia por esas cualidades secundarias, sino por su capacidad de generar hechos, de producir gestas extraordinarias y por dejar una huella con un legado con mayúsculas para las próximas generaciones.

No es que ambas cosas sean incompatibles. Se puede ser políticamente correcto y a la vez exitoso en el ejercicio del poder. Es posible lograr una sana combinación de esos elementos. Pero no hay que caer en la trampa de creer que lo primero es un requisito para conseguir lo más trascendente.

Todo pasa por decidir dónde depositar las energías. El tiempo es un recurso agotable, que por lo tanto no tiene reposición y es vital comprenderlo para no cometer errores groseros. Cuando se decide darle prioridad a ciertas formas y eso se convierte en el corazón de la estrategia, implícitamente se le quita fuerzas a la necesidad de enfocarse en la labor cotidiana.

Esa dinámica tan efectista, que se concentra en conseguir aprobación ciudadana para dar cada paso, es un gran condicionante e invita a cometer múltiples equivocaciones. Es saludable mantener un apoyo cívico considerable. Lograr consensos para avanzar con algunas medidas es deseable, pero en ciertas circunstancias es imperioso tomar determinaciones más osadas, que probablemente no sean muy populares, pero que sin ellas el objetivo último no se conseguirá como se espera.

Las posibilidades perdidas son ocasiones desperdiciadas. Lamentablemente no se puede volver el reloj atrás. Pero no menos cierto es que a veces, se presentan segundas oportunidades y es entonces cuando se debe reflexionar para no repetir desaciertos en forma secuencial e indefinida.

El plazo de la campaña se ha agotado. Ya fue. Es solo parte de la historia. Tuvo un inicio y una culminación. Ahora viene algo bien diferente, con características especiales. La gente espera ver mucha actividad y en el sentido apropiado. Observa en silencio, casi pasivamente, cada uno de los movimientos de quienes tienen responsabilidades en la toma de decisiones.

Los que fueron elegidos tienen ahora que responder a la confianza de los votantes. La sociedad espera efectividad. No los juzgará solo por sus modos personales, ni por sus gestos. Eso solo será parte del anecdotario que jugará a favor, si todo resulta bien, y en contra si todo termina mal.

Es primordial, que se abandone la idea de la propaganda como único recurso. Si hacen las cosas adecuadamente y consiguen lo prometido,  al menos parcialmente, el acompañamiento electoral estará presente inexorablemente. Si sus planes no se cumplen, si las expectativas no se ven reflejadas, no habrá ardid táctico que les evite futuras derrotas.

Es tiempo de poner las cosas en su lugar. Hay que transmitir certezas, pasos cortos pero posibles, ser creíbles explicando las dificultades en detalle y archivar esta dinámica, absolutamente extemporánea, de seguir en la tarea de recolectar votos. Ahora se debe asumir la realidad, enfrentar los desafíos y "ponerse los pantalones largos" para dedicarse a gobernar.


 

LA HISTORIA DE CUBA EN TRES LECCIONES

Posted: 04 Mar 2016 02:55 PM PST


 "El Instituto de Estudios Cubanos y Cubanos-Americanos
Anuncia el curso especial"


 Por  Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner periodista y escritor, autor de numerosos libros, entre los que destacan las novelas Perromundo, La TramaLa mujer del coronelOtra vez adiós Tiempo de canallas, así como los libros de ensayos La libertad y sus enemigos, Las columnas de la libertadLas raíces torcidas de América Latina y otros más.  Su columna periodística aparece semanalmente en docenas de publicaciones de Europa, América Latina y Estados Unidos.  Carlos Alberto es un investigador asociado a ICCAS.

 Introducción:             El curso tiene por objeto proveer, desde una perspectiva internacional, un análisis del legado colonial, el surgimiento y problemas de la República y causas y consecuencias de la revolución castrista.  Habrá oportunidad para preguntas y discusión sobre el pasado, presente y futuro de Cuba.

 Fecha:                         Martes 5, miércoles 6 y  jueves 7 de abril 7-8:30 p.m.

 Lugar:                        Casa Bacardi Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos

Universidad de Miami 1531 Brescia Avenida, Coral Gables

Costo:                         $45 por las tres clases. Incluye DVD con las treces lecciones de LOS CUBANOS de Carlos Alberto Montaner y diploma de asistencia del ICCAS.

RSVP:                        Para matricularse llamar al Instituto al (305) 284-CUBA (2822).  Capacidad limitada.  Por favor, matricúlese lo antes posible.

 *Lo estamos repitiendo, debido a la gran demanda del primer curso.
 

VIEJAS LEYENDAS CUBANAS

Posted: 04 Mar 2016 03:00 PM PST

Semana Santa en Trinidad
"¡Llegaron los Ingleses!"

 A cargo de René León historiador y poeta

La Semana Santa En Trinidad, tenía mucho de parecido a la Sevilla, según el decir de algunos vecinos trinitarios que han visitado esa ciudad en esa festividad religiosa. Los penitentes trinitarios organizados en Cofradías salen vestidos con largas vestimentas de telas burdas y acompañan a la procesión llevando largos cirios en una mano y en la otra un largo bastón guardando el paso y el orden. Los que vestían de colores verdes y morados eran llamados fariseos y llevaban el rostro cubiertos con capuchas negras.
           La primera procesión celebrando la Semana Santa se cree dista de 1534, en que un grupo de vecinos de la localidad pasearon por los alrededores de un bohío improvisado de iglesia, la Virgen y un crucifijo. Pero en los archivos de la ciudad consta, que la primera festividad religiosa se celebró en la Villa de Trinidad en el año de 1716, en donde participó el propio Fray Gerónimo Valdés, que dejó grandes recuerdos en dicha localidad.
            El éxodo desde otras ciudades que se hacía a Trinidad durante esa semana era enorme, los pocos hoteles no daban abasto, las pocas casas de pensión se llenaban de reservaciones.
            La ciudad estaba sumida en el sopor de los edificios antiguos. La temperatura es agradable, más bien un poco fría. La ciudad parece puesta allí para deleite de aquellos que la visitaban. Con sus calles empedradas de piedras de río, que datan de más de 200 años.

  Las procesiones en si son distintas a las españolas, en lo que se refiere al lujo. La religión llegó con los españoles al mismo tiempo que sus costumbres, y sus habitantes trataban de mantenerlas exactas a los viejos tiempos.
             De tiempo de la colonia, la Cofradía de Hermanos de San Antonio que eran casi todos morenos y pardos libres, eran los encargados de sacar la procesión. Esa procesión era auspiciada por el Cabildo Congo de Trinidad con la tutela y autorización del clero y comerciantes.

  El que visitó a Trinidad en esa fecha le parecía que se encontraba en otra parte del mundo. No son sus iglesias, o sus palacios los que nos trasladaba a muchos años atrás. Era todo un pueblo, y barrios. En la villa fundada por Diego Velázquez  no sólo quedan las viejas casas, sino también, las viejas tradiciones.
         Allá por el mes de Abril de 1725, se celebraba la Semana Santa. Todo iba en calma cuando pasaba, la procesión del Santo Entierro. Se había aglomerado bastantes vecinos. Se veían rostros tristes, otras personas lloraban cuando pasaban las imágenes. La imagen del Santo Sepulcro era conducida por el Cabildo Congo de Trinidad. Un hombre flaco y alto esparcía incienso por la calle. La imagen fue colocada a la entrada de la iglesia. De pronto sin nadie esperarlo dos hombres se fajan a puñaladas. Uno sale herido, el otro empieza a gritar ¡"A la iglesia me acojo! ¡A la iglesia me acojo! Esto significaba que no le podían hacer nada.
          Un hombre entendió mal, y empezó a gritar ¡"Los ingleses llegaron!, "Los ingleses". Se forma el corre entre todos los vecinos, era pavor los que ellos temían por los asaltos de los piratas. El flaco del incienso, se mandó a correr por el camino de los ingenios, los perros que le cayeron  atrás no lo pudieron alcanzar.
             Pedro el carpintero se subió en una mata de mango. La coja Milagros por un  milagro de Dios se le enderezo la pierna e iba corriendo a millón. El mulo de Generoso, rompió la soga que lo amarraba a un poste y cogió rumbo al camino de la loma. El alcalde gordo y cabezón se escondió. Aquello fue el acabose. Como a la hora volvió la calma. Empezaron aparecer las personas más importantes, entre ellos el alcalde queriendo poner orden. Los negros por miedo a los piratas, escogieron el camino a la loma, de que los   ingleses los fueran a esclavizar. El hombre del incienso como a una legua de distancia, estaba cogiendo aire y con la lengua afuera de tanto correr. En ese momento venía un campesino montado en su burro para ir a Trinidad y le preguntó al hombre del incienso. "Vecino que le pasa" "Quiere un poco de aguardiente para refrescar la lengua" Aceptó. Le dijo al hombre que los ingleses estaban en Trinidad.
             El campesino le dijo al burro. "Arriba Toribio que no se nos ha perdido nada" El burro se llamaba Toribio. El hombre del incienso al ver que no sonaba ningún tiro, ni se veía ningún fuego, regreso.
             Al verlo el alcalde le dijo al hombre que daba pena de que se fuera corriendo dejando al pueblo sin defensa. Suspendido de voluntario. A la coja le cayeron las mujeres a golpe por sinvergüenza. Ella decía que era un milagro. Pedro se bajó de la mata de mango, se había comido como diez mangos. El mulo de Generoso lo encontraron por el camino de la loma, con una mula que necesitaba compañero.
          Lo bueno de todo nadie se murió. El Párroco se había perdido. Al fin lo encontraron se había escondido debajo de la mesa donde se encontraba el Santo Sepulcro. Rezó 200 Ave María y 100 Padre Nuestro.
           Perdonó a todo el mundo y lo de la coja él decía que había sido un milagro.

ABANDONO DEL CARGO

Posted: 04 Mar 2016 10:17 AM PST

ABANDONO DEL CARGO… En la Venezuela de hoy


 Luis Marín artículos, politólogo y abogado venezolano

 
Debe realizarse una lectura concatenada de los artículos 232 y 233 de la Constitución. El primero dice que el presidente es responsable de sus actos y del cumplimiento de las obligaciones inherentes a su cargo y añade, está obligado a: Procurar la garantía de los derechos y libertades de los venezolanos; así como la independencia, integridad, soberanía del territorio y defensa de la República.
    Y como si estuviera haciendo un traje a la medida concluye: "La declaración de los estados de excepción no modifica el principio de su responsabilidad".
    Al margen de la redacción desmañada del constituyente sobre la que no podemos detenernos en este momento, lo cierto es que la mera lectura da para preguntarse si el derecho de los venezolanos a la vida, propiedad, dignidad o la libertad de pensamiento, expresión y comunicación, están garantizados, por poner sólo unos pocos ejemplos.
    No hablemos de la independencia, integridad soberanía del territorio o la defensa de la República, es decir, vale preguntarse si el presidente está haciendo su trabajo o si lo está haciendo satisfactoriamente.

       Toda la doctrina y la jurisprudencia esta conteste unánimemente en que el abandono no se refiere solamente al abandono físico del cargo, que el funcionario se ausente, que se vaya, como hizo Fujimori; sino también que aunque esté en su despacho no haga lo que tiene que hacer, que no cumpla con las obligaciones inherentes al cargo.
    En todo caso, quien hace la calificación del abandono es la Asamblea Nacional, según la Constitución que establece en su artículo 233, entre las faltas absolutas del presidente, el abandono del cargo "declarado como tal por la Asamblea Nacional".
    Por supuesto que la AN puede declarar el abandono del cargo, porque es su prerrogativa y la Constitución no pone ninguna condición adicional; pero el mecanismo sólo puede funcionar sobre la base de que se cumplan otros supuestos.
    El primero sería un acuerdo político de altísimo nivel que haga que el vicepresidente asuma el cargo vacante, el CNE convoque a elecciones en 30 días, etcétera (quizás John Kerry tenga que reunirse de nuevo con Raúl Castro para que nos arreglen la vida); si no hay acuerdo, la declaratoria de ausencia naufragaría ante el TSJ como todas las leyes que no tengan el consenso oficialista.
    El segundo supuesto sería una intervención militar que imponga el imperio de la Constitución; pero esto forma parte de las cosas de las que no se habla, aunque todo el mundo las sepa, por razones de corrección política y hasta de seguridad personal.

 
 
HISTORIA CIRCULAR

 
Es inevitable hacer referencia al caso de Carlos Andrés Pérez que probablemente está en el inicio de todo el descalabro institucional que caracteriza a la Venezuela del siglo XXI como si efectivamente la historia se vengara de quienes no atienden sus lecciones.
       En efecto, todo este debate ya se dio durante el período de CAP, los obstáculos eran básicamente los mismos así como las soluciones que se ofrecieron para sortearlos, concluyendo en lo que hoy se considera como un craso error: la judicialización de la política o tratar de resolver los problemas políticos en los tribunales.
           Haberse ido por el camino de la responsabilidad penal atribuyéndole un delito espurio, como ese de la malversación genérica porque no se pudo demostrar ningún peculado, hoy se considera como un "sucedáneo perverso" de la responsabilidad política, que es lo que ha debido regularse desde entonces, si se hubiera aprendido algo.
           En cambio, aquel aprendizaje le sirvió al régimen para anticiparse a tomar la Fiscalía General y al TSJ, previendo aquella solución desafortunada y como el apremio provenía de los sucesivos intentos de golpe militar, ahora los neutralizan transmutándolos en compañía anónima, para que terminen de hundirse en el excremento del diablo.
           Así culmina la destrucción de la poca institucionalidad que se había logrado construir en medio siglo de esfuerzos. Es algo que se admita que no se debió dinamitar la institución presidencial para sacar a un individuo, por mucho que se le haya odiado; pero aun no se ha dado el paso de regular la responsabilidad política, que es el problema de fondo.
             Venezuela no tiene un régimen parlamentario que permita que la Asamblea decrete la responsabilidad política del primer ministro, por ejemplo, y se adelanten las elecciones. No se previó ninguna solución institucional al caso CAP y se cayó en lo mismo, andar inventando cómo salir de una situación insostenible mediante alguna argucia más o menos presentable.
         La gran paradoja sigue siendo que si los militares son la causa del problema, ¿cómo se van a convertir ahora en parte de la solución?
               

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Campaña por Eduardo Arocena