Hora del Este (Miami)

Sintonizar desde su reproductor favorito ...

Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime Proxy Web

jueves, 14 de abril de 2016

Enfoque Magazine 3

Enfoque Magazine 3


CUBA NIEGA SU RESPONSABILIDAD:

Posted: 13 Apr 2016 11:02 PM PDT

 

 LOS SERES HUMANOS FRENTE A LOS MOSQUITOS


 
 
 
 
 

El siguiente articulo expone la opinión de su autor y no necesariamente las opiniones del Instituto de Estudios Cubanos y cubano-americano o el Proyecto de Transición de Cuba

           Usando una metáfora de la guerra para exterminar a los mosquitos, Cuba muestra la arrogancia de los líderes cubanos cuando se trata de la salud pública como un simbolismo del poder del Estado. La bravuconería de salvar al mundo de los peligrosos mosquitos enemigos, el régimen utiliza un caché de artillería de salud pública para convencer a otros de que son un líder mundial en la prevención de la propagación de enfermedades infecciosas, como el virus Zika.
              La movilización de 9.000 efectivos militares –armados con equipos de fumigación y equipos de protección para luchar contra estos mosquitos amenazantes – presenta la imagen perfecta de la salud pública que proyectan los hermanos Castro. Si bien este enfoque bélico alcanza su campaña de relaciones públicas, lo hace mucho menos para los beneficios de salud pública sostenibles en la estela de abandono para reconstruir su infraestructura en ruinas. A partir de la década de 1900, el éxito de la era de la salud pública de Cuba, mucho antes de la Revolución cubana, se basaba en la voluntad política para mejorar la vivienda, el agua y los sistemas de saneamiento.
          Dicha infraestructura no se esperaba que durase casi un siglo y cubriera las necesidades de los 11 millones de personas hoy en día. Desde la Revolución, el gobierno cubano ha manipulado sus medidas de salud para proyectar una sensación de bienestar de las personas y el Estado. Sin embargo, en la fachada se ha expuesto cada vez más. Negligencia continua del régimen del sistema de salud, sobre todo desde el fin de los subsidios soviéticos, se convertido en un juego de suma cero de los seres humanos frente a los mosquitos, al menos que se realicen las inversiones necesarias. Igual de importante es la conexión entre el aumento de la población de mosquitos y el cambio climático, los desastres naturales, la urbanización y el aumento de la globalización, que es por eso que ahora, más que nunca, una infraestructura robusta es necesaria. 

             La paradoja, por supuesto, es que el gobierno cubano culpar a las víctimas, a sus ciudadanos, por la proliferación de los pequeños chupasangre "terroristas", y llamando a la acción enérgica contra los individuos, familias y comunidades que no cumplan con la actual campaña para eliminar los vectores que provocan miedo de la enfermedad. Tal vez la falta de recolección de basura en el país es la creación de un entorno de cultivo ideal para los francotiradores peligrosos y merece más responsabilidad del gobierno. Sin embargo, Cuba todavía culpa a los EE.UU. por sus continuos brotes de la fiebre del dengue. En julio de 1981, Fidel Castro afirmó los EE.UU. emprendió una guerra bacteriológica que causa la fiebre del dengue, así como plagas tanto a los cultivos de tabaco y azúcar. 
        Tan recientemente como en febrero de 2016, el gobierno cubano apoya la posición de que los EE.UU. (intencionalmente) introdujo el dengue y la forma hemorrágica más letal en Cuba. El régimen, recogiendo donde lo dejó, culpa a otros de la propagación de enfermedades dentro de Cuba. Es evidente que la globalización de las enfermedades infecciosas, así como el terrorismo, se ha convertido en la realidad del siglo. Sin embargo, Cuba es rápida para culpar a los viajeros, por los brotes de la enfermedad dentro de su país. La realidad es que el peligro de brigadas médicas, que trabajan en países con pocos recursos, aumenta el riesgo de traer enfermedades a casa. 
            El gobierno cubano lanza ávidamente sus médicos y enfermeras al extranjero desde África hasta América Latina y el Caribe. Sin embargo, no pasemos por alto que este intercambio global proporciona un capital significativo para el gobierno cubano y les hace propaganda como diplomáticos de salud notables. Los dólares del gobierno tomado de sus trabajadores de la salud mal compensados, que a menudo trabajan en condiciones peligrosas, se podrían utilizar para invertir en la infraestructura deficiente. Culpar a los EE.UU. y el embargo de todos sus problemas sociales y de salud ha sido durante mucho tiempo el estándar del régimen de Castro. 
               Esto ocurre mientras que la población se ve obligada a buscar agua potable para almacenar, y evitar la filtración de aguas residuales, por tuberías rotas, tapar agujeros o viven en estructuras improvisadas en descomposición, por no mencionar el abandono de la recolección de basura. Todos ellos proporcionan un ambiente ideal para el mosquito "terroristas", que se sabe transmiten la fiebre amarilla, el dengue, el chikungunya (CHIKV) y el virus Zika. Esta es la realidad de Cuba con la continua propagación del dengue y ahora Zika, mientras que el gobierno niega casos de CHIKV. Sin embargo, la evidencia científica ofrece una historia diferente. Sólo con el turista japonés que pasó 11 días en Cuba hace poco sólo para volver a casa enfermo y con un diagnóstico de CHIKV. La movilización de la acción militar en contra de estos pequeños en armas "terroristas", los Aedes aegypti o Aedes albopictus mosquitos, apoya la solución del gobierno a un público problema de salud, en lugar de proporcionar el derecho básico de agua potable accesible, el saneamiento y la carcasa de protección, los hermanos Castro siguen culpando a los EE.UU. de la guerra biológica, mientras que al mismo tiempo se niegan los derechos humanos fundamentales a sus ciudadanos. 
            El tratamiento de los mosquitos como un "terrorista" sólo sirve para perseguir el vector de reproducción de un refugio a otro, al igual que lo haría con otros terroristas despiadados, si no se hacen nuevas estrategias y compromisos. Cuba debe dejar de culpar a los Estados Unidos; dejar de culpar a sus ciudadanos; dejar de culpar a los viajeros, y demostrar que si quieren participar con todo el mundo respondiendo primero a los factores subyacentes que les dan el campo de batalla de los seres humanos frente a los mosquitos. Tanto la seguridad y los derechos de sus ciudadanos dependen de esto mientras que la culpa es de ellos.

* Sherri L. Porcelana enseña la salud mundial en los asuntos mundiales en la Universidad de Miami y Académico Senior de Investigación del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano -American
 

DESECHAR LAS CONVICCIONES

Posted: 13 Apr 2016 11:02 PM PDT

Por, Alberto Medina Méndez

Parece que los principios ya no importan mucho a la hora de hacer política. Al menos eso es lo que surge al observar lo que hace la inmensa mayoría de los dirigentes cuando debe fijar posturas y brindar discursos en público.
       Queda en el aire esa sensación de que las decisiones se toman en base a un conjunto de conveniencias circunstanciales, a un pactado intercambio de beneficios mutuos y siempre de la mano de ocultos acuerdos que la gente desconoce, no por azar, sino por expresa voluntad de los protagonistas.
       La política sigue siendo una actividad de escaso prestigio. Las acciones poco transparentes de quienes la ejercen no ayudan demasiado. La gente percibe que los que hoy opinan de una manera, mañana pueden hacerlo de un modo diametralmente opuesto, sin siquiera sonrojarse.
         Debe quedar en claro que cambiar de parecer no es un pecado. De hecho, puede ser el síntoma de una meritoria evolución y sinónimo de una gran honestidad intelectual. Cuando una visión sobre la realidad es cuestionada y los argumentos que sostienen esa crítica tienen suficiente sustento, pueden dar paso a una idea mucho mejor, superadora y con mayor fundamento. En esa circunstancia, ese gesto de reemplazar opiniones debe ser aplaudido.
               Se requiere, para eso, de una colosal capacidad para dudar de lo que se ha dicho siempre y estar dispuesto a someter las propias miradas al complejo desafío de una interpelación constante frente a otras ideas, contrastándolas con nuevas perspectivas e interpretaciones diferentes y originales.


             Lamentablemente, esto se verifica con mayor frecuencia en los ámbitos científicos y académicos, que en el mundo de la política, donde la hipocresía, la versatilidad y el cinismo parecen ser, no solo moneda corriente, sino una virtud en el desempeño de esa tarea.
            Cuesta comprender la falta de escrúpulos de muchos dirigentes que con la misma potencia que sostenían hoy una visión, luego reniegan de ella. Vale la pena insistir en esto de que el problema no pasa por cambiar de posición frente a un tópico cualquiera, sino en la escasa dignidad para aclarar los motivos de esa revisión, que pudiendo ser genuina, se desacredita ya no por la eventual mutación, sino por la inocultable ausencia de explicaciones.
            Mucha gente se indigna frente a este tipo de montajes burdos, excesivamente habituales en la política contemporánea. Pero no menos cierto es que estas mismas sociedades no han tenido la osadía suficiente para repudiar con determinación estas acciones que tanto critican por lo bajo. La queja aparece por poco tiempo, en el intercambio superficial entre amigos, pero luego se olvida rápidamente con preocupante displicencia.
             Ya se sabe que lo que no tiene costo político para un dirigente, lo que no implica una caída en sus posibilidades futuras, termina convirtiéndose en un estímulo. Es bueno comprender que en países como estos, ese tipo de imposturas se reiteran hasta el cansancio, cíclicamente, justamente porque la sociedad las pasa por alto borrándolas de su registro.
             Todo esto también ocurre como consecuencia de un premeditado proceso de vaciamiento ideológico que se ha vivido en las últimas décadas con mayor impulso, bajo el paraguas del endiosado pragmatismo.
            Los partidos políticos que se han ocupado expresamente de hacer una apología de la flexibilidad de sus creencias han generado deliberadamente este fangoso terreno que les resulta muy cómodo porque pueden decir lo que sea sin costo alguno y cambiar de visión con total maniobrabilidad.
              En los países más serios, con mayor gimnasia cívica, los partidos promueven un conjunto de ideas, se identifican con ciertos preceptos y la gente sabe que esperar de ellos frente a cada tema planteado. Sus posturas no son sorpresivas y el margen de ductilidad se utiliza solo para cuestiones instrumentales, pero no para abandonar los principios básicos.
             Mientras se siga idolatrando a los pícaros, mientras se continúe con esta detestable práctica ciudadana de apoyar a personas despreciables, los resultados serán estos y habrá que soportar esta maldita inercia.
               La política actual prioriza solo sus intereses. Hace acuerdos a espaldas de todos, canjea favores personales, ofrece ventajas sectoriales y privilegios de casta. Esa volubilidad le resulta tremendamente funcional y cuenta con la complicidad de una irresponsable ciudadanía que avala ese esquema porque prefiere no apegarse a una escala de valores tan inquebrantable.
              Nadie ha "recuperado la capacidad de reflexionar, ni de decir lo que piensa". En todo caso, sería más apropiado reconocer que  hoy resulta conveniente hacer esto, decir eso y borrar con el codo lo que se escribió con la mano. Es solo una muestra de la perversidad de un sistema, del descaro de una generación de políticos y de una sociedad que tiene mucho que replantearse, porque no solo ha votado a personajes como esos, sino que aprueba a diario, tal vez sin darse cuenta del todo, este tipo de conductas que no son aisladas, sino que forman parte de su inalterable escenografía.
                Muchos repiten hasta el cansancio aquello de que "la política es el arte de lo posible", y utilizan esta frase para justificar su eterna adaptabilidad y sus ambiguas posiciones. Que estos episodios se hayan naturalizado más allá de lo deseable no los convierte, de modo alguno, en éticamente correctos.
              El presente no es fruto de la causalidad. Buena parte de lo que sucede tiene que ver con lo que se hace mal y la clase política no es la excepción a la regla, sino en todo caso, una prueba irrefutable de la decadencia moral de una sociedad que, en su vida diaria, funciona de idéntico modo, con un doble estándar, reclamando a los demás un status moral que no se pide a sí misma. No solo la política hace siempre lo que más le conviene. Muchos individuos también han caído en la tentación de desechar las convicciones.

EL DIABLO LEGISLADOR

Posted: 13 Apr 2016 11:03 PM PDT


Por Luis Marín, politólogo y abogado venezolano.
Juan Manuel Santo argumenta que tiene un mandato de los colombianos (en mayoría muy precaria, por cierto) para negociar la paz a cualquier precio; lo que no aclara de dónde proviene la legitimidad de los negociadores de las FARC. ¿Quién los eligió a ellos?
           Sabemos que es una organización tiránica creada por alias Tirofijo, que dirigió hasta su muerte, como es usual en todas esas organizaciones llamadas de liberación nacional en Asia, África y América Latina, que sería extenuante reseñarlas todas, baste decir que se convirtieron en empresas vitalicias, hereditarias y harto lucrativas.
             El problema no es de profesores acostumbrados a recitar que la Constitución y las Leyes definen las atribuciones del Poder Público y a ellas debe limitarse su ejercicio, a quienes resulta engorroso explicar cómo es que una organización que ni siquiera es legal en Colombia puede modificar su ordenamiento jurídico, crear normas de carácter general, vinculantes para todos, vale decir, que se elevaron a la condición de legisladores.
          Y esto concierne no solo a las FARC, que no tiene personalidad jurídica, que no es un ente de Derecho Internacional Público, que ni siquiera es "una" organización, sino un archipiélago de frentes actuando por su cuenta, que no poseen el monopolio de la paz y no podrían dar lo que no tienen; sino al Ejecutivo, que actúa con abuso y desviación de poder, más allá de sus límites legales.

           Por ejemplo, la creación de una enrevesadísima Jurisdicción Especial de Paz que, más allá del eufemismo, es como la militar o de menores, para personas que se encuentran en una condición singular que las hace diferentes a los demás ciudadanos y que merecen un trato diferenciado. En Venezuela se habla cotidianamente de "justicia transicional" como sinónimo de "impunidad".
             Un negociador está obligado a preguntarse: ¿Podemos hacer esto? ¿No será necesaria una ley del Congreso para crear una jurisdicción? ¿Y especial para quienes, para guerrilleros, terroristas, secuestradores, narcotraficantes, en general, desconocedores del resto del ordenamiento jurídico? ¿No se inhabilita con esto a los demás jueces? ¿Cómo queda el principio del juez natural?
           El argumento de JMS es proverbial: no se puede someter a la jurisdicción ordinaria a quienes se han rebelado contra ese ordenamiento, al que consideran injusto, clasista y todo el resto del discurso rebelde. La cuestión es que no se ve cómo admitir esto sin ponerse en el lugar del revolucionario, sin convertirse también en un insurgente, cosa que no le va nada bien a un Presidente que juró cumplir y hacer cumplir la Constitución.
          El marco para estos excesos lo dan unas condiciones extraordinarias de paz que son el equivalente perfecto a las circunstancias extraordinarias de guerra que permiten tomar medidas que serían inconcebibles en condiciones normales: "Paz" en sentido soviético.
         En el fondo, todos los gobiernos colombianos establecieron una especie de costumbre de negociar con las guerrillas sin pensar mucho en las consecuencias doctrinales, si se permite la expresión, a largo plazo. Claro, una cosa es negociar con unos secuestradores el rescate de rehenes sin que esto implique ningún reconocimiento del interlocutor, que además ni siquiera pretende ningún derecho y otra negociar, por ejemplo, una reforma del Código Penal, que es vinculante y cambia el ordenamiento jurídico.
         Todos hicieron malabarismos para impedir que los grupos irregulares alzados en armas lograran el status de beligerantes, a despecho de celebrar negociaciones con ellos, no pocas veces encubiertas; pero el gobierno de JMS se fue al otro extremo y les ha otorgado la condición de constituyentes, atribuyéndose unas competencias exorbitantes, sin precedentes en la historia jurídica latinoamericana y quién sabe si mundial, cuyas consecuencias son imposibles de predecir.
            Lo más inquietante es que como resulta imposible acercarse a un extremo sin alejarse simultáneamente y en la misma proporción del otro, las concesiones a las FARC implican injuriar y golpear en idéntica medida a sus víctimas y enemigos.
            JMS sigue la cartilla diseñada en La Habana que ya hemos sufrido en Venezuela: la judicialización de la persecución política de la oposición democrática y liberal. Esto significa que para garantizar la impunidad de subversivos y hampa común es inevitable llevar a la cárcel a ciudadanos esencialmente honestos.
           El Fiscal General de la República se convierte en verdugo, brazo ejecutor de los fines políticos del Ejecutivo, cada vez más dictatorial. La doctrina, si mereciera ese nombre, es la "justicia diferencial" castrista, que permite que personas que realizan idénticas actividades sean juzgadas de modos opuestos según sean adeptos o no al régimen. Las garantías de generalidad e igualdad ante la Ley son arbitrariamente desaplicadas. Ni hablar del uso repugnante de "testigos estrellas" tan conocidos en Venezuela.
            Es alarmante que se manipule a delincuentes que por los cargos que se les imputan tendrían comercio con miles de personas, para luego ir cerniendo sus actividades a ver si alguna tiene que ver con personas del Centro Democrático o del entorno del Presidente Álvaro Uribe para procesar exclusivamente a éstos, dejando de lado a todos los demás, que no tendrían interés político.
            La oposición cae en un juego semántico de llamar zonas de concentración a lo que el gobierno denomina zonas de ubicación o de localización, que los cubanos impusieron en Venezuela como "zonas de paz", con resultados que están a la vista: son aliviaderos de la delincuencia dejando la población civil a su merced.
            Es igualmente aberrante que el paramilitarismo se considere en abstracto, independiente de la guerrilla, siendo que la autodefensa fue su consecuencia y no al revés, condenando aquél y perdonado a ésta como idealista.
            Aquí los hacendados se negaron a crear autodefensas argumentando que esa es una función de las FFAA, que para eso están, poniendo a Colombia como ejemplo, que las crearon para una cosa y luego se volvieron contra ellos. En verdad, es lo que ha ocurrido históricamente desde que el Senado de Roma confió su seguridad en fuerzas mercenarias.
El caso es que en Venezuela se quedaron sin el chivo y sin el mecate.
Otra vez este país es el espejo en que se refleja el futuro de Colombia.

CUBA. EL SEPTIMO CUENTO

Posted: 13 Apr 2016 11:03 PM PDT

Por Pedro Corzo. historiador y poeta
El totalitarismo castrista se apresta para el congreso del Partido, sin que se aprecie disposición por parte de la nomenclatura de hacer cambios fundamentales en la estructura económica,  y menos,  reformas jurídicas sustanciales que permitan avizorar un mejor futuro en relación a los derechos ciudadanos.
         La fecha está repleta de simbolismo. El 16 de abril de 1961, cincuenta y cinco aniversario de la proclamación del socialismo en la isla, y víspera del desembarco de los expedicionarios de la Brigada 2506, operación que financió el gobierno de Estados Unidos.  
              El evento se efectúa en un contexto sin precedentes. Restablecimiento de relaciones entre Washington y La Habana y la reciente visita de Barack Obama, un panorama en el que la nomenclatura se congregará  para interpretar la voluntad  de los jerarcas de la dictadura más longeva del continente.
           Las condiciones del país se mantienen inalterables.  Los ciudadanos continúan sin disfrutar de sus derechos y las alternativas ideológicas y políticas al oficialismo siguen penadas por la ley, lo que debe inspirar a los más optimistas a releer el capítulo V de la constitución que Fidel y Raúl Castro hicieron a su medida.
            El capítulo de marras establece,  "El Partido Comunista de Cuba, martiano y marxista-leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, que organiza y orienta los esfuerzos comunes hacia los altos fines de la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista", con centellas como está,  no es de esperar que la tribu del Granma,  sus descendientes y asociados, confeccionen su propia acta de defunción.

             El apartado constitucional antes referido, confiere a los líderes del Partido el máximo poder, condición que determina que los burócratas del gobierno, por elevada que sea su posición, están sujetos a las decisiones de los principales  dirigentes de la agrupación, en particular a las del Secretario General, y que conste,  que el PCC no desarrolla sus actividades en base a la ideología que supuestamente la inspira,  sino en virtud a los intereses de la clase gobernante, en particular la de los hermanos Castro, dos militares disfrazados de políticos.
               Históricamente el secretario General del Partido ocupa la jefatura del Estado y Gobierno, la única vez que esas funciones estuvieron compartidas fue cuando Fidel Castro renunció a sus posiciones en el gobierno, 2008, sin dejar la jefatura general de la agrupación partidaria hasta tres años después.
            A partir del 2011 el poder se centralizó en Raúl Castro, en consecuencia la interrogante del periodista Amado Gil en relación a la anunciada renuncia de Raúl en el 2018 es muy válida,  ya que su abdicación, recordemos  el país está regido por una dinastía, se produciría dos años después de la designación del secretario general y de las otras autoridades de la organización.
            Los resultados del congreso del Partido pueden ayudar a interpretar mejor lo que prepara el régimen para el futuro inmediato.
     Si Raúl Castro sigue al timón de la organización, después de este Congreso,  continuaría controlando el país, aunque sería la primera vez en casi seis décadas, que uno de los dos principales cofrades de la mafia del Granma, no funge como jefe de Estado.

             En caso que deje el Partido cuando abandone el gobierno, sería una situación  novedosa,  pero si el nuevo secretario general es a la vez  jefe de Estado y Gobierno, se mantendría vigente la actual forma de gobierno,  aunque con un nuevo mayoral.
              La otra alternativa, si se concreta la anunciada renuncia, sería que las tres posiciones oficiales más importantes estarían ocupadas por personas diferentes, lo que repetiría fielmente el modelo que regía la extinta Unión Soviética,  donde un sujeto controlaba uno de los tres poderes del estado  a la vez que regia el Partido, entidad en la que radicaba el verdadero poder. El artículo V de la Constitución cubana es copia del VI de la de la URSS.
             De concretarse la renuncia del dictador designado, los que ocupen la dirección del resto de los poderes públicos,  pasarían a disfrutar de una mayor relevancia en la sociedad insular. El Tribunal Supremo y la Asamblea del Poder Popular, entre otros.
            El partido Comunista ha sido la careta de la dictadura militar que rige el país desde 1959. El disfraz perfecto. El  Partido y la ideología han sido instrumentos del castrismo que ha demostrado ser un método eficiente para tomar el gobierno y conservar el mando, en consecuencia, la suspensión o no de la nueva farsa partidaria, no será determinante para el futuro del país.
          A fin de cuantas, los verdaderos árbitros y dueño del poder son las Fuerzas Armadas. Sus comandantes, por el momento, son quienes están en capacidad de definir el futuro. 

EL PRESIDIO POLITICO Y LAS RELACIONES DIPLOMATICAS

Posted: 13 Apr 2016 11:04 PM PDT

Por Ángel Cuadra Presidente del PEN Club de cubanos exiliados

 Ante las circunstancias bajo las cuales se ha estado efectuando el establecimiento  de las relaciones diplomáticas entre el gobierno de los Estados Unidos y la dictadura castrocomunista, las organizaciones  de ex prisioneros políticos cubanos, exponemos nuestros puntos de vista al respecto.
     El presidente de Estados Unidos, en uso de sus facultades ejecutivas, puede establecer relaciones diplomáticas con otros gobiernos; pero en relación con el caso peculiar de Cuba. Estamos en desacuerdo en muchos aspectos con la forma en que, de inicio, se han estado desarrollando esas relaciones.
    Desde el primer día, el dictador Raúl Castro con altanería, dijo que su gobierno no haría concesiones políticas; luego que todo seguiría igual para el pueblo.  Incluso la represión policial se ha incrementado últimamente.
    Durante muchos años los Estados Unidos fueron criticados, porque siempre respaldaron a dictaduras militares de derecha en los países de Hispanoamérica; práctica que Estados Unidos había ya desechado durante los últimos tiempos.  Y ahora, a una dictadura militar de extrema izquierda,  la más represiva y totalitaria en el Continente, es que el gobierno de Estados Unidos se acerca y apoya.  Y con la visita del presidente Obama a la Isla, contribuye a legalizar más al régimen castrocomunista  ante el mundo.

    El paso principal en este acercamiento entre los dos países ha sido la visita de Obama a Cuba, y su encuentro con el gobernante Raúl Castro. Pero antes de  partir para la Isla el presidente Obama se reunió con algunos cubanos del exilio, entre ellos posibles inversionistas futuros en la Isla. Señalemos que Obama omitió contactar también  a algunas de las organizaciones representativas del exilio cubano militantes,  que durante tantos años han mantenido en alto la lucha por la libertad y la democracia para Cuba.
   En la Isla Obama tuvo una reunión con algunos activistas de la lucha no violenta, que mantienen estoicamente la lucha frente a la dictadura castrocomunista, los que,   en general, estimaron que fue positivo dicho encuentro, aunque algunos,  señalaron puntos divergentes con el presidente norteamericano, como fue el caso de Berta Soler, dirigente de las Damas de Blanco, que señaló que Obama no trató el aspecto de la represión policial, y Antonio Rodiles del Foro de los Derechos y las Libertades, que reprochó a Obama el que no se ocupo de la violación a los derechos humanos, opiniónes que nosotros compartimos.
   El Presidio Político Cubano, no obstante disentir de las formas  en que se han hecho  las relaciones diplomáticas –repetimos- podemos señalar como positivo en el discurso de Obama el que en tono político sugerente  para Cuba, expuso varios fundamentos generales, que son basamentos de un sistema democrático, como son el derecho del pueblo a elegir sus gobernantes,  el derecho de opinar sin temor a la represión; y directamente a Castro que  no debía temer a la voz del pueblo.  Y específicamente, al hablar de Miami elogiosamente, dado lo que han logrado allí los cubanos exiliados, hay en ello un desmentido de la imagen que de ese exilio ha querido dar al mundo la propaganda oficial del régimen.  
    Pero el tema de los presos políticos, que estaba ausente en el discurso del presidente Obama, tuvo que salir en la pregunta al efecto  que le hizo un joven periodista. A la súbita reacción del dictador cubano que  cínicamente ripostó que en Cuba no habían presos políticos, era el momento para afirmar con datos que sí hay presos políticos en estos momentos en Cuba.  Nuestro exilio militante, y nuestros hermanos  del Presidio Político han difundido muchas veces, y a través de los medios de información, así como en estudios, libros, conferencias, etc., los nombres y datos de sus condenas,  las listas y referencias numerosos cubanos, sancionados a largos años de prisión, por luchar, en forma subversiva – o llámese violenta si se quiere- por la libertad y democracia para Cuba, como es, entre otros muchos,  el caso de Armando Sosa Fortuni, que en heroico sacrificio por nuestra patria, ha cumplido ya más de 38 años entre rejas.. Por él y los alrededor de l00 presos políticos – ese admirable linaje -que están en las cárceles en Cuba tenemos que seguir  abogando y reclamando en toda mesa de negociaciones, como imprescindibles sujetos a considerar.

EDUARDO A. PALMER: SUS SEIS GUERRAS Y MAS

Posted: 13 Apr 2016 11:16 AM PDT


Por: J. A. Albertini.
Cuanto más atrás puedas
mirar, más adelante verás.
Winston Churchill.

Me despertó el teléfono. Eran las tres de la mañana, enero 1ro, 1959. El día antes no habíamos salido a celebrar el fin de año porque la situación política de Cuba era muy tensa. Medio dormido levanté el auricular: Hola, contesté. Del otro lado me gritaron: Oye, Batista se fue...
            Con párrafo tan sugerente comienza el libro Mis seis guerras, obra autobiográfica y testimonial (Alexandria Library) que con prosa ágil y amena; ampliamente documentada e ilustrada con fotografías de apoyo,  recoge la vida del autor, haciendo énfasis en la segunda mitad del siglo XX y las luchas que a partir de la toma del poder, en Cuba, por el castro-comunismo se desataron en Centro y Sur América implicando, en ocasiones, a los Estados Unidos.
             Eduardo A. Palmer, nació en Santiago de las Vegas, provincia de la Habana. En 1952 se graduó de abogado en la Universidad capitalina y aunque no dejó de ejercer como letrado sus sueños e ímpetus juveniles lo condujeron, en compañía de  conocedores del medio, a fundar Cuban Color Film Corporation, productora de comerciales publicitarios y documentales para cine y televisión, al mismo tiempo que generaban el noticiero Cubacolor, el cual se exhibía en los cines de Cuba.

          A partir del 1ro de enero de 1959, la vida de Eduardo A. Palmer dio un giro brusco e inesperado que alteró por completo, como la de todos los cubanos, su mundo personal y familiar.
             Respondiendo a su olfato de periodista y documentalista integró y dirigió a un grupo de camarógrafos y reporteros para filmar y narrar, paso a paso, el arribo de la llamada Revolución Cubana. La entrada a la Habana de los comandantes insurgentes Ernesto Guevara y Camilo Cienfuegos, al mando de sus tropas, así como declaraciones de funcionarios del régimen depuesto y revolucionarios entusiastas, fueron captados por el lente y el audio de Cubacolor.
            El 3 de enero Palmer viaja a Santiago de Cuba para cubrir la trayectoria de Fidel Castro rumbo a la capital, pero al ser informado que el Líder del Movimiento 26 de julio había partido, horas antes, para Camagüey, viaja a la capital agramontina, no sin antes entrevistar al Dr. Manuel Urrutia Lleó, nuevo presidente de la República.
             Ya en Camagüey se une a la comitiva triunfante y sin dejar de registrar las incidencias del viaje el 8 de enero, junto a Fidel Castro, llega a la ciudad de la Habana. Producto de aquellos días llenos de promesas y esperanzas Eduardo A. Palmer y el equipo de realizadores, entre otros trabajos, hacen un documental de gran valor histórico que se tituló Gesta Inmortal; algunos meses después el docudrama Surcos de libertad y el reportaje cinematográfico, a colores, 26 de julio.        
           Tiempo después el autor de Mis 6 guerras, convencido de las mentiras de Fidel Castro y observando, entre otros factores, gracias a una conversación de trabajo que sostuvo con Ernesto Ché Guevara, el sendero marxista que el proceso estaba tomando, se integra a la lucha contra el totalitarismo comunista. Más tarde envía a la familia al exilio y posteriormente él abandona la Isla.
             Establecido en Estados Unidos, en unión de algunos profesionales funda una empresa fílmica y comienzan a producir El Panamericano, noticiero para cines. Y es por entonces, principio de los años 60, que el  lente incansable de la cámara de  Eduardo A. Palmer recoge pronunciamientos y protestas del exilio cubano y se materializa el proyecto de largometraje Cuba: Satélite 13.
               En la lectura de la obra Mis 6 guerras, salpicada de oportunas informaciones sobre las naciones de Iberoamérica que el autor frecuentó en labor profesional, el lector se asomará a la situación que, en aquellos momentos, imperaba en cada una de ellas, así como se enterará de los riesgos reales que cada misión informativa imponía al realizador y su equipo.
              En República Dominicana, Eduardo A. Palmer documentó la guerra civil de 1965 y realizó el documental de gran valor histórico 24 de abril.
               El Salvador y el cruento enfrentamiento fratricida que en la década de 1980 generó miles de víctimas y lastimó la sensibilidad humana fue recogido en el especial de televisión El Salvador: ¿Qué pasará?
                La Nicaragua sandino-comunista y la represión, de corte exterminador, contra los indios misquitos, sacudió la sensibilidad de Palmer y lo llevó a visitar Nicaragua y Honduras. Los perseguidos, con el subtítulo: Los indios misquitos, fue la denuncia verídica que como reportaje televisivo se exhibió en muchos países.
                Enfoque en Granada, con entrevistas a algunos cubanos castristas, capturados por el ejército norteamericano, fue el trabajo realizado, en 1983 para televisión por el escritor de Mis 6 guerras, en el cual se aprende sobre las causas del derrocamiento del primer ministro de la isla caribeña Maurice Bishop y todo lo referente a la intervención militar que se ejecutó bajo la bandera de la Organización de Estados Americanos.
                El deterioro de las libertades, la agresión a los derechos humanos y la corrupción generalizada que el gobierno del general Manuel Antonio Noriega engendra en el país del istmo centro americano crea una situación insostenible que Eduardo A. Palmer retrata en: La crisis de Panamá, especial de televisión, que fue visto en toda América Latina.
               Igualmente, en periodismo informativo y televisivo, Eduardo A. Palmer tuvo su mayor logro en producir durante once años (1984-1995) ininterrumpidamente el programa de actualidad e interés hemisférico, con proyecciones internacionales, Planeta 3. El espacio, de una hora de duración, se grababa en República Dominicana y contaba con la participación de personalidades variadas y conspicuas del ámbito latino americano que, por cuestiones de espacio, no mencionamos. Pero si diré que el programa se transmitió en dieciséis países de Hispanoamérica y moderadores de credenciales periodísticas e intelectuales como el dominicano Salvador Pitaluga, los peruanos Jaime Bayly, Álvaro Vargas Llosa y el cubano Roberto Rodríguez Tejera, fueron, en diferentes etapas, los rostros de Planeta 3.
              Sobre Planeta 3el periodista, ensayista y escritor Carlos Alberto Montaner ha manifestado: Eduardo A. Palmer fue el creador de Planeta 3, el único programa internacional de debate  ideológico que quizás ha existido.
                     En una reseña histórica y literaria, en la que el autor del libro ha llevado, por más de cincuenta años, una vida en la que ha conocido y entrevistado a actores, de primera línea, del acontecer político, militar, intelectual y social del momento del continente americano que le tocó vivir, es imposible abarcarlo todo. Sin embargo, recomendamos la lectura de este volumen porque es un baño de conocimientos, salpicado de anécdotas variadas, visto todo a través de la mirada periodística, cinematográfica y humana de un hombre que en procura de informaciones fidedignas, no parcializadas, venciendo el  temor lógico a perder la existencia no ha vacilado en correr riesgos verdaderamente temerarios. Riesgos con los que nunca soñó; que la vida le impuso y él nunca eludió, haciendo realidad la frase del filósofo español José Ortega y Gasset: Yo soy yo y mi circunstancia.
              NOTA: la obra Mis 6 guerras se puede obtener en los sitios siguientes: www.createspace.com/5239921, librería Books & Books, Aragon Ave.  Coral Gables, Florida y en Amazon.
               Esta reseña fue publicada inicialmente en la revista Círculo: Revista de Cultura. Volumen XLIV. 2015
 

CARNIVAL CORP. DISCRIMINA A LOS CUBANOS

Posted: 13 Apr 2016 10:39 AM PDT

 Por Jose M. Izquierdo (josemiquierdo@hotmail.com)


Como parte de aprobaciones recientes otorgadas por el Departamento del Tesoro a un pequeño grupo de embarcaciones de pasajeros, a partir del próximo 2 de mayo de 2016, Carnival Corp. la compañía de cruceros más grande del mundo, ofrecerá viajes desde Miami hacia la isla caribeña y el barco crucero Adonia, con capacidad para 704 pasajeros, está preparado para el primer viaje de turismo que durante 7 días, tendrá el privilegio de ser el primer barco que viajara a la isla desde que en 1960, EEUU declarara un embargo comercial a Cuba. Pero todo bajo una condición; Ninguno de los pasajeros a bordo del Crucero Adonia será cubano, aunque el mismo posea la condición de ciudadano de los EEUU.
          "La ley cubana actual prohíbe a las personas de origen cubano entrar en Cuba por barco u otro embarcación, independientemente de su condición de ciudadanos de Estados Unidos", asegura un comunicado de la empresa Fathom, encargada de vender las reservas para el crucero Adonia de Carnival, que se dispone a hacer su primer viaje a la isla, prohibición que en la práctica solo se cumple para algunos cubanos de interés. En Miami, algunas protestas empiezan a sentirse acusando a la compañía Carnival, de prácticas discriminatorias, al comunicar que no puede vender a ninguna persona nacida en Cuba, un pasaje para viajar en el crucero Adonia.           ¿Son los cubanos naturalizados en los EEUU ciudadanos de segunda categoría?, La aceptación de las exigencias del régimen castrista por parte de Carnival Corp., al prohibir que un crucero de esa compañía no pueda atracar en un puerto de Cuba si lleva a bordo a ciudadanos de los EEUU nacido en Cuba, aceptado además por el gobierno de los EEUU, representado en este caso por el departamento del tesoro, están permitiendo que ciudadanos de esta nación sean tratados y clasificados como, "Ciudadanos de segunda categoría".
           De acuerdo con la Cláusula de ciudadanía de la Decimocuarta Enmienda a la Constitución, una persona es ciudadana estadounidense automáticamente al nacer en Estados Unidos, al nacer en otro país siendo hijo de padres estadounidenses o habiendo nacido en otro país a través de un proceso de nacionalización. Pero en ninguno de los casos, la Decimocuarta Enmienda a la Constitución considera a un ciudadano de los EEUU como, un "Ciudadano de segunda categoría".
         La discriminación, se produce cuando hay una actitud adversa hacia una característica particular, específica y diferente. Es un trato desfavorable o de inferioridad, de desprecio inmerecido hacia una persona, que puede ser discriminada, es decir, separada o maltratada, tanto física como mentalmente, por su raza, su género o su sexo, su orientación sexual, su nacionalidad o su origen, su religión, su condición, su situación o su posición social, sus ideas políticas, su situación económica, etc. Lo aquí expuesto asegura categóricamente que la aceptación de la compañía estadounidense de cruceros Carnival Corp. al no permitir ciudadanos estadounidenses de origen cubano a bordo de sus cruceros que viajaran a Cuba, es obviamente una práctica discriminatoria.
            Queda en manos del departamento del tesoro que representa al gobierno de los EEUU, permitir este trato discriminatorio hacia los ciudadanos de esta nación. Queda en manos del presidente Obama, el cual ha manejado personalmente las negociaciones de acercamiento entre Cuba y Los EEUU, permitir que ciudadanos de esta nación sean tratados como "Ciudadanos de segunda categoría", permitiendo que los intereses comerciales de compañías estadounidenses y la política de su administración hacia Cuba, se plieguen ante exigencias de un régimen dictatorial que fue y sigue siendo, enemigo de los Estados Unidos de América. 
 
 
 
 

EL VERDUGO 'VIEJAS LEYENDAS CUBANAS"

Posted: 13 Apr 2016 10:19 AM PDT

Por, René León historiador y poeta
En el periódico local de Trinidad, sale publicada la siguiente noticia: Muere un negro de 103 años de edad. El negro José María Peraza, que nació en Trinidad en 1744 fallece en 1847.  Fue el Verdugo de Trinidad.  Según cuenta la historia, mato a su mujer a bayonetazos por motivos de celos. Es juzgado por las autoridades y es condenado a la horca en 1767 o 1768. Pero como verán más adelante la suerte lo salvo de la horca. Ya tenían preparada la soga.
          En Trinidad como una ciudad importante en esa época contaba ya con unos 4,000 habitantes, y como es natural tenía su verdugo, que de vez en cuando le caía su trabajito. El que había se muere de una mala indigestión, algunos dijeron que lo envenenaron. Había otro negro esperando ser ahorcado por haber matado al mayoral de la finca donde trabajaba. Solicitan a Santa Clara les mande su verdugo, el cual fallece en el viaje a Trinidad. José María, se dijo "me salve". Pide el trabajo de verdugo que le es dado, y a empezar a ahorcar a "Sansón Melena". Como es natural le perdonan la vida, le daban comida y 125 pesetas por cada ahorcado que los alguaciles se lo tiraban en él tablado. No guardaba su dinero, pues se lo daba a los necesitados. Se salva de subir al palo. Hay que tener suerte.
        Al primero que le pone la soga al cuello, fue a  su compañero de celda. Es nombrado Ministro ejecutor de la ley. Tremendo nombramiento. Y a empezar a matar delincuentes. El bandolerismo estaba en su apogeo. Dicen las malas lenguas que mato hasta un chino que no supo defenderse con el juez.  Nuestro verdugo llegó a coger gran fama, por su habilidad con la soga. Una de sus tretas era después de ahorcar al delincuente, bajaba por la soga hasta el cuerpo y le daba patadas en el pecho, para que no fuera quedar vivo. Un día cuando realizaba esta maniobra, se rompe la soga y el hombre queda vivo, siendo conmutada la pena. Los que estaban mirando el ahorcamiento gritaron ¡Milagro!.
       Pasaron los años y hubo tiempos que tenía sus clientes en fila, otros años se lo pasaba bien aburrido.
          El periódico local anuncio que por su edad iba a dejar el oficio. Eso dijo el periódico. Se pone dichoso José María, ya no iba ahorcar a más nadie. Iba ser el primero en usar en Trinidad el "garrote vil". Un bandolero muy conocido en los campos de Trinidad y alrededores cae prisionero, el pardo José María Zabala, fue el primero en morir al garrote vil.  Habían pasado veinte años de prisión la ley establecía que al cumplir los años se le daba la libertad.
         Se me olvidaba él mandaba a dar un misa por el alma de los ajusticiados. Como había cambiado José María.  Al pasar el tiempo se le dio el trabajo de Mata-perros municipal. Algunas veces se ponía fatal y los perros lo mordían. Pero su alma no penaba como los ahorcamientos. Como es natural se le pagaba, no mucho pero algo es algo.
        El Cabildo Trinitario dispuso "activar una orden de Enero de 1626 de ahorcar y destruir los perros, cabras y ganado de cerda por el daño que hacen a la ciudad". Se le complico el trabajo, pero le pusieron un ayudante.
       Cuando los muchachos estaban malcriados, le decían: "Ahí viene el Mataperros" y los muchachos se tranquilizaban.  Vivía en un bohío fuera de  ciudad, y se alimentaba de sus sembrados y algún vecino que le llevaba comida. Vivía de sus recuerdos buenos y malos. Pero daba lo poco que tenía a otras personas.
 
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Campaña por Eduardo Arocena