Hora del Este (Miami)

Sintonizar desde su reproductor favorito ...

Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime Proxy Web

domingo, 26 de junio de 2016

El blog de "La Visita de Miami"

El blog de "La Visita de Miami"


Recuedos de Come Gallo

Posted: 26 Jun 2016 06:11 AM PDT


                          gallo

Recuerdos de Come Gallo.
Por: Ing. Dionisio de la Torre, Jr.
Miami. Enero 30, 2014.

 

A veces cuando vamos manejando por nuestra querida ciudad de Miami, donde el trafico se complica cada día mas y el hecho de conducir lo hace prácticamente un acto heroico y valiente por no decir casi suicida, como de costumbre unos culpan a la cantidad de cubanos que van llegando a colonizar nuevas fuentes de ingresos para el régimen castrista, otros culpan al medio ambiente y por supuesto una gran cantidad de personas culpan a Obama, pese a que ha sido el presidente que ha deportado a mas ilegales en la historia americana( más de 2 millones en 5 años) hecho que por supuesto mejoraría el trafico local, pues nada manejando y pensando me vienen a la memoria algunos personajes de nuestra temprana  juventud allá en Cuba, en especial nuestro amado Holguín.

Sé que se me escaparan algunos de esos personajes que de una forma u otra matizaban a Holguín con esa cosa de barrio y a la vez de gran ciudad, pues estos personajes  eran los dueños de nuestra atención y de los buenos momentos de alegría y a la vez maldad cuando ellos se presentaban en cualquiera de nuestros muchos parques o en los corredores del centro de la ciudad o a la entrada de un cine o restaurante, a veces con esa confianza que da el barrio se aparecían en cualquier fiesta y sin pedir permiso daban su nota muy particular. Recuerdo de pequeño a Pata e'cloche, Timbalito, Gotica, Caballo Blanco, Mojón Colorao, Aníbal y a Come Gallo, olvido otros y mis disculpas, había una señora también muy peculiar, pero no recuerdo como le decían.

Pata e'cloche andaba por la plaza del mercado (que en paz descanse), otra obra de la Revolución cuando la cerro y por el parque Calixto García y los muchachos y no muchachos le gritan Pata e'cloche(porque era cojo y rengueaba) y este salía corriendo detrás de ellos y vociferando malas palabras y ofensas, vaya jueguito que nos gastábamos. Timbalito era un pobre hombre, que alguno dicen se volvió loco en la universidad, era un negro alto, sin dientes a veces sucio otras no, con manifestaciones abiertamente homosexual y dentro de su locura decía cosas que a veces reíamos y a veces nos hacía pensar, recuerdo que un día en esos arrebatos de logorrea (como le sucedía a Fidel y Chávez) frente al Hotel Tauler en la esquina de la Escuela Calixto García (Fomento y Martí) y la Farmacia ( porque existían farmacias y escuelas antes de la Revolución) gritaba a todo pulmón: El culo es un tambor y se lo doy a tocar a quien yo quiera, el hombre dentro de su locura decía una gran verdad y defendía su libertad de hacer lo que le daba la gana sin molestar a nadie, ¿cierto?

Según creo, pues solo lo vi un par de veces, Mojón Colorao era de origen español (gallego para ser más preciso), como bien reza su apodo, era una persona de pequeña estatura, delgado, doblado por el tiempo o el trabajo (por ser bajito le decían mojón), de piel blanca y cara muy roja y ojos azules o verdes, por ello la picardía de los muchachos lo bautizaron con el nombrete de Mojón Colorao. Caballo Blanco era un hombre que creo más bien se hacia el loco para que el régimen no lo molestara, siempre bien vestido y limpio, de blanco, tenía una bicicleta y no sé cómo se las arreglaba, pero siempre su ropa estaba limpia y planchada. A Mojón Colorado lo fastidiaban mucho y él se quitaba su sombrerito de paño y gritaba improperios y le mentaba la madre, pero mas nada, con Caballo Blanco era diferente si se pasabas y te agarraba pasabas un buen sofocón, pues era un hombre alto y fuerte. Aníbal, se pasaba el día fumando y andado de una esquina a la otra, frente al Bar Cauto, encendía un cigarro con otro, una mano en el bolsillo de su guayabera blanca y andando por la calle Martí siempre cerca de su casa, fue estudiante de medicina según decían, yo era muy joven, quizás conocí a la familia o mi familia, pero los muchachos de la secundaria lo llamaban a gritos y el solo los miraba con esa mirada perdida de los que no les importa nada, Aníbal mas que un personaje es un recuerdo más  de tantos que siempre estarán muy dentro y que pese a todo fueron buenos recuerdos porque éramos jóvenes e invencibles. Gotica se dedicaba a pedir y pese a ser relativamente joven lucia avejentado y siempre sucio y descalzo, en sus arrebatos un día desbarato un teléfono público, pues al ponerse el audífono al oído el tono le pareció que le decía Gotica, Gotica, imagínese amigo que locura.

No me he olvidado de Come Gallo, lo deje para ultimo por el momento, pues se que algunos coterráneos ampliaran esta lista de personajes, cuando conocí a Come Gallo ya era hombre viejo, negro de pelo canoso, vivía en la cuartería (solar como dicen en La Habana) de la Calle Ángel Guerra, frente a una de las fabricas de lozas de piso que tenia nuestra ciudad, a la entrada del solar había una carpintería, pues bien José Ramón que era su nombre fue el primer chofer de alquiler en la ciudad de Holguín, manejaba un Ford de los que llamaban tres pata, con su trabajo formo su familia y se gana el apodo de Come Gallo cuando trabajando en las vallas de pelea de gallos él preparaba estos animales para las peleas y cuando algunos morían él se quedaba con ellos y se los comía, nada de raro, pero suficiente para crear un nombrete. José Ramón no sé cómo degenero en un andarín de la ciudad, con su bastón y saco de yute al hombro,  dando gritos, se metía con todos, si la gente no le decía nada o no le gritaban su apodo, el saltaba y decía: dime Come Gallo pa'que vea lo que te va a pasa, así era José Ramón, aunque no lo mentaran él se cogía o buscaba el pleito.

A través de la vida he conocido muchos Come Gallo, personajes que aun sin nombrarlos ni directa ni indirectamente en busca de notoriedad se apropian del comentario que he hecho y salen como Come Gallo a gritar, a ofender, salen a fabricar cuentos y mentiras y más bien asumiendo esa postura imbécil se ponen ellos mismos el San Benito acusador del comentario ( ya verán como sale alguno a ripostar este escrito), pero ninguno puede emular a  José Ramón, pese a ser un loco, tenía esa cosa que lo distinguía y pese a lo sucio o descalzo como andaba a veces, siempre inspiraba el respeto que se merecía como ser humano, pero también él exigía el ser respetado, nada de sonrisitas y miraditas burlonas, como él decía: dime Come Gallo pa'que vea.  Creo que nunca le dio  un golpe a nadie, pese a que agitaba su bastón como un samurái, nunca pedía nada y con sus espejuelos en la frente y su pachanga en la cabeza recorría nuestra ciudad en busca de algo, con su saco de yute al hombro y su bastón caminaba José Ramón esperando ese grito de Come Gallo para armar su lió y así descargar sabe Dios cuantos resabios acumulados en tantos años de pasar trabajo.

 

 

 

 

 

 



Original source: Recuedos de Come Gallo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Campaña por Eduardo Arocena