Hora del Este (Miami, Fl, USA)

Sintonizar desde su reproductor favorito ...

Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime Proxy Web

martes, 19 de julio de 2016

Enfoque Magazine 3

Enfoque Magazine 3


DON SINDULFO, LA MORAL Y EL PERIODISMO

Posted: 18 Jul 2016 08:11 PM PDT



–Don Sindulfo, trae usted un rostro que muestra gran consternación
Don Sindulfo había llegado con su habitual bufanda al cuello, aunque había fuera del edificio 86 grados de temperatura, y don Sindulfo hacia el viaje hasta la redacción en bicicleta.
– No dramatice usted señor director. No es consternación… solamente que estoy algo decepcionado. Nunca pensé que estaríamos en manos de tantos hipócritas, que se disfrazan de "periodistas independientes"...
– ¿Se refiere usted a periodistas independiente cubanos…?
–Cubanos y no cubanos. Pero no me refiero a los periodistas cubanos de la isla. Esos merecen todo mi respeto... ¡claro!, que con alguna excepciones...  Sino a los que actúan en Miami. El Nuevo Herald, por ejemplo, está lleno de contradicciones,  medias verdades y de apoyo solapado a candidatos, y no es que no respete el derecho de ellos de apoyar o no a candidatos, pero deben hacerlo de frente y no escondiéndolo en artículos que crean dudas y dan informaciones inexactas, por no decir mentirosas, sobre algunos políticos, que no gozan de su  apoyo, tergiversando sus acciones.

– Sea más claro. ¿A quién se refiere?
–Por ejemplo, acusan a Carlos Curbelo de ser un anti inmigrante, y  ocultan que este señor ha sido un defensor de una reforma migratoria ordenada; desde que estaba en la Junta de Educación del Condado Miami Dade. Hablan de que todos los republicanos son anti-inmigrantes y olvidan conscientemente, que fue un presidente republicano, acusado de conservador, el único que legalizó de un plumazo a millones de indocumentados. Son incapaces de recordar al presidente Reagan, porque quiere arrimar todas sus brazas a los candidatos del otro partido.
–Habla usted como un convencido republicano...
– ¡Pues no! No lo soy. Está usted equivocado, aunque no tanto como el Nuevo Herald. Soy independiente, pero también soy un creyente  en el respeto a los lectores, a la sociedad en conjunto, que tiene derecho a estar bien informada y no ser víctima de activistas políticos en campaña.
–¿Usted cree que el Nuevo Herald está apoyando a algún candidato del partido demócrata y por eso publica estas informaciones.
– ¡Bueno! Pude ingresar, disfrazado de una Domino Pizza; a la sala de redacción de lo que va quedando del Herald. Y escuche que discutían sobre si era conveniente o no apoyar a Joe García, en las primarias contra Anette Tadeo. Ya sabemos que la Tadeo es la candidata de Rodríguez Tejera y sabemos también que Joe García lo es de Mas Junior. Suponemos que el Herald se acercara al bolsillo más generoso y este evidentemente será el de Mas Junior.
– ¡¿O sea!? Que el artículo sobre Carlos Curbelo, que el Nuevo Herald publicó tiene como intención fortalecer la figura de Joe  García...
– Pues sí. El Herald no da puntada sin hilo.
– ¡Sí! Eso también creo yo, pero no creo que solo esto le provoque a usted ese desasosiego que muestra su semblante. Usted ha cubierto situaciones mucho más dramáticas que esta "querella" partidista, entre dos o tres candidatos locales, sin mostrar tanta preocupación.
–Me va conociendo usted señor director. Es cierto. Es el cumulo de sucesos el que me provoca esta desazón.
– ¿Cómo por ejemplo? 
– Por ejemplo… Los dos candidatos que tenemos a la presidencia. La "toalla" que le tiraron a Hillary Clinton… usted se imagina, el peligro en que estaría el país en mano de esta señora. El avance de los islamistas terroristas, mientras que los "lideres" islámico que dicen ser pacíficos, no han tomado una conducta clara sobre la condena de los terroristas y siguen en sus campañas de invasión religiosa. El crecimiento del sentimiento "anti sistema" entre los jóvenes, que no saben que buscan y continúan destrozando lo que hay, sin saber que viene después. Y si fuera poco, el aumento de la diligencia de los activistas raciales, que intentan enfrentar a negros y blancos, tergiversando y escondiendo datos para alimentar la duda y resquebradura entre ambas comunidades.
–Vivimos momentos difíciles, don Sindulfo… Es cierto, pero también es cierto que  solo nuestras acciones podrán resolverlas.
–Pero no me puede negar usted que no es fácil, que tenemos una larga y difícil lucha por delante.
– No lo niego… pero hablemos de nosotros. Yo todo los meses recibo quejas por sus notas. Más de uno se me ha quejado de que no lo hemos tratado bien. Y cada vez resulta más difícil obtener publicidad para el periódico. Hay anunciantes que temen represalia de los potenciales clientes y deciden negarnos la publicidad, para que no los relacionen con nuestras opiniones.
–Es algo injusto, señor director. La publicidad no debe ser vinculada con las opiniones editoriales del periódico. Yo le ofrezco mi renuncia, para que usted…
–De eso nada. Usted se queda don Sindulfo, nuestro derecho a la libre divulgación de las noticias no está en venta y nosotros no nos vamos a convertir, en lo que algunos programas de radio y televisión se han convertido… en agencia publicitaria para candidatos y partidos políticos. Nosotros no estamos esperando ninguna asignación económica  luego del resultado de estas próximas elecciones. Continuaremos pobres, pero libres y satisfecho de serle fiel a la verdad…
– ¡Gracias, señor director...! lo mismo a usted don Adam. Me alegra poder continuar en ENFOQUE 3

DICTADURAS MALAS Y DICTADURAS ACEPTABLES

Posted: 18 Jul 2016 09:23 AM PDT


Por Héctor Carbonell Arena

En la actualidad, vemos como algunas dictaduras son duramente criticadas por los organismos internacionales y los representantes de los países occidentales, esto me complace. Sin embargo, otras con un largo historial de violaciones de todo tipo son tratadas con guantes de seda, y hasta con las bendiciones de la santa madre iglesia, esto me disgusta. Veamos algunos ejemplos.
 Los Castros en Cuba han fusilado miles de ciudadanos. Nicolás Maduro no ha usado nunca el paredón de fusilamiento, y aunque también miles de venezolanos han perdido la vida, ha sido casi en su totalidad debido a la descomposición social provocada por el régimen. Los Castros han encarcelado cientos de miles de personas, la mayoría a largos años de presidio. Maduro solo llega a varias docenas. Los Castros han fomentado, entrenado y financiado guerrillas en casi todos los países latinoamericanos y ha enviado ejércitos a invadir naciones africanas. Chávez y Maduro solo han usado sus petrodólares para ayudar a sus socios ideológicos a llegar al poder y mantenerse en el. Raúl Castro, actual dictador, estuvo enjuiciado en un tribunal de este país por autorizar el tráfico de drogas de Colombia hacia Estados Unidos a través de Cuba. Ni Chávez ni Maduro han sido acusados personalmente por este delito, aunque si funcionarios muy allegados. Tres Papas han visitado a  Cuba, pero no quieren saber de Maduro. Los Castros le robaron a Estados Unidos miles de millones de dólares en propiedades. Maduro ha hostigado pero no ha confiscado ninguna empresa norteamericana.


Creemos que ambos gobiernos debieran ser repudiados con igual fortaleza, pero si hubiera que establecer alguna diferencia, este repudio tendría que ejercerse con mayor fuerza contra aquellos regímenes que por más tiempo y con mayor crueldad han ejercido la represión contra sus pueblos. Pero, la realidad es muy distinta. Comprobémoslo.
          El gobierno de Barack Hussein Obama ha restablecido las relaciones diplomáticas con los Castros sin que estos hayan cambiado un ápice ni la represión interna ni las intervenciones externas, les ha liberado espías condenados a cadenas perpetuas y se ha burlado de la ley Helm Burton otorgándole todo tipo de concesiones a los tiranos. Sin embargo, emite sanciones contra dirigentes del gobierno venezolano y amenaza con nuevas presiones contra Maduro. El secretario general de la OEA Luis Almagro, que ha declarado como uno de sus principales objetivos el reincorporar al gobierno cubano a su organismo, por otro lado lucha con fiereza justa para aplicar la Carta Democrática a la dictadura venezolana. El Parlamento Europeo acaba de aprobar una resolución instando a las autoridades venezolanas a poner en libertad a los presos políticos, mientras que sus representantes viajan constantemente a Cuba con la intención de mejorar las relaciones económicas y políticas, claro tratando siempre de no lastimar la sensibilidad de los Castros. No son los únicos, muchos líderes latinoamericanos han ido a Cuba como hembras en celo a retratarse con el macho cubano.
           En Junio 28 del 2009 el Tribunal Supremo de Honduras, en uso de sus facultades constitucionales, aprobó por unanimidad la destitución de Manuel Zelaya debido a sus ilegales medidas tratando de llevar su país al socialismo del siglo XXI. El Congreso designó para terminar el período restante, por mayoría abrumadora, a su presidente Roberto Micheletti, todo esto con el beneplácito del Tribunal Supremo Electoral, los candidatos presidenciales de los principales partidos y la bendición del cardenal de la iglesia católica.
   A pesar de todas estas legitimaciones, el presidente Obama y su secretaria de Estado Hillary Clinton desconocieron el gobierno, organizaron alianzas en su contra y hasta cometieron la infamia de suspender la visa de Estados Unidos a Roberto Micheletti. La insulsa OEA se rasgó las vestiduras por la "injusticia" contra Zelaya. La Unión Europea condenó la destitución de Zelaya y asómbrense Raúl Castro pidió el retorno de la democracia en Honduras. Chávez puso sus tropas en alerta y el resto de los mariposones comenzaron su hipócrita danza.
           Sin embargo, una monarquía totalitaria como la de Corea del Norte, responsable de la muerte de miles de norteamericanos, violadora de todas las normas del derecho internacional, que ha desarrollado armas nucleares con las que amenaza constantemente a sus vecinos es tratada con más respeto y consideración que a Micheletti. Se le otorgan ayudas para paliar las hambrunas que ellos mismos provocan y se les ofrecen diálogos para resolver las violaciones que cometen.
              La pregunta obligada sería ¿Por qué sucede esto? , creo que existe una razón principal y dos razones coadyuvantes. La más poderosa, sin duda, es la fortaleza y capacidad de reacción de la dictadura en consideración. Los Castros tienen la organización, los recursos y la voluntad para contraatacar cuando son agredidos y lo han hecho, por eso evitan enfrentarlos. Lo mismo sucede con Kim IL Jung, sobretodo ahora que tiene sus juguetitos nucleares. Sabemos que no le tembló el pulso para asesinar a familiares y generales, no creo que sea más compasivo con sus enemigos.
             Otro de los factores a considerar es la filiación política de la dictadura. Si son de izquierda la prensa internacional tiende a ser mucho más "comprensiva", a justificar lo que en una dictadura de derecha puede ser un crimen injustificable. Recuerden que Pinochet eras un tirano criminal y Raúl Castro resulta ser un estadista moderado.
             La capacidad económica también influye en como son enjuiciadas las dictaduras. Cuando Chávez nadaba en la abundancia nadie osaba molestarlo, dondequiera lo recibían con honores. Los petrodólares compraron conciencias y cosas peores. Ahora que Maduro esta en la miseria todo el mundo está dispuesto a pegarle.
               Estas realidades son tristes y tienden a deprimir, pero si no se reconocen jamás podrán ser superadas.

LOS VERDADEROS RACISTAS

Posted: 18 Jul 2016 08:05 PM PDT


Por Adam Dehoy.


Toda sociedad vive amenazada por crisis. Algunas naturales y otras, las mas, provocadas por elementos que mantienen peligrosas agendas, contra la misma sociedad.
Los EUA, no son inmune a que estas se presente, de hecho se están presentando y estamos viviendo, uno de los momentos más difíciles de la historia.
 
Hasta ahora, los EUA, han sobrepasado momento muy peligrosos, que han puesto en extremo peligro, valga la redundancia, la supervivencia de esta sociedad, su cultura y por ende su idiosincrasia.


Lo que está sucediendo, no se puede ver como actos independientes, Nada de eso. Son todos elementos del paisaje general antinorteamericano que se gesta desde hace mucho tiempo, con la desagradable evidencia, de que son modernos caballos de Troya, que han penetrado esta sociedad, para aprovecharse de ella, pero que a la vez actúan como homicidas de la gallina de los huevos de oro: Suicidas políticos.

Intentan acabar con esta sociedad, sin darse cuenta, que serán arrastrados, ellos mismos por el tsunami, que provocan con sus actividades.
Se ha puesto de moda, nuevamente, la acusación de que los norteamericanos blancos son racistas. Generalizan con el propósito de justificar acciones contra las reglas establecidas para ordenar la sociedad. Hay racistas americanos, no solo blancos, también negros. Pero son individuos; no es la sociedad, porque si así fuere tendrían que explicarme como los EUA, tienen un presidente afroamericano, que ha sido elegido por dos veces con una mayoría de votos blancos.

Si la mayoría de los blancos, son racistas… ¿cómo han votado por un negro? ¿No es contradictorio esto?

¡Claro que sí! Que lo es, porque en realidad los que utilizan esta teoría como elemento principal de sus "discursos", lo que intentan  es aprovecharse de otras realidades, personales, económicas, familiares, para sembrar, en sus frustraciones una motivación viciada y toxica que los haga reaccionar, contra la sociedad.

Aquí los únicos racistas y enemigos de los EUA, son los activistas que intentan hacer creer al resto de la sociedad, que ellos se preocupan por la justicia, cuando son los primero que atenta contra esta.

DESEOS PARA LA NACION CUBANA

Posted: 18 Jul 2016 09:24 AM PDT

Por Jose Azel                                         
 Desiderata –cosas deseadas– es un inspirador poema en prosa del escritor norteamericano Max Ehrmann. El poema tiene larga historia en el ámbito del activismo político. Cuando joven, lo recuerdo en un póster en mi apartamento de bachiller en los años 1970.
Contemplando el futuro político de Cuba, a la luz de la nueva política EEUU-Cuba, puede resultar esclarecedor para todas las partes describir su lista de deseos para la nación cubana. Esta es la mía:

 Aprender a amar y defender los derechos naturales individuales a la vida, la libertad y la propiedad.
 Asegurar el derecho a elegir libremente, en un entorno democrático competitivo, a quienes dirigirán la nación.
 Buscar las enseñanzas de la libertad y la visión para seleccionar inteligentemente a los líderes.
 Comportarse como los ciudadanos soberanos que son. Insistir en que todos los funcionarios del gobierno respeten las leyes con honestidad y transparencia.
 Recuperar los valores espirituales, la dignidad y urbanidad necesarios para una vida virtuosa.
 Utilizar esa virtud para erigir instituciones democráticas incorruptibles que protejan las libertades.
 Disfrutar, como ciudadanos respetuosos de las leyes, las protecciones del Estado de derecho, que es el fundamento legal para la libertad.
 Aspirar a disfrutar la prosperidad obtenible contribuyendo con sus talentos en una economía de libre Mercado.
 Ver a la patria integrar la familia de naciones democráticas y prósperas.
 Construir orgullosamente un futuro en libertad, y de libertad, para hijos y nietos.
 Recordar: "Somos criaturas del universo, tanto como los árboles y las estrellas".
 Tenemos derecho a ser libres.
 Mi Desiderata es un esfuerzo para retornar la lucha cubana a sus principios medulares. Es un regreso necesario, porque parece que la conciencia de los principios de libertad se ha perdido en la ambigua fantasía de algunos.
Se trata de una fantasía que pretende que la libertad en Cuba se alcanza mejor si no se habla sobre libertad. Fantasía que opera bajo el defectuoso principio especulativo de que el compromiso político y económico con un régimen totalitario ayuda a facilitar la desaparición de ese régimen. Fantasía derivada de preferencias políticas o idiosincrasias personales y no de relevantes fundamentos teóricos o experimentales. Fantasía que yerra al no considerar las destructivas consecuencias de trasladar a la práctica política preceptos de conformismo y consonancia con el autoritarismo.
 Max Weber, el erudito alemán cuyas ideas influenciaron profundamente la teoría social, acuñó el término "ética de las intenciones" para describir la noción de que moralmente, si un proyecto tiene la intención correcta, no importan sus consecuencias.
 Bajo la absurda "ética de las intenciones" las acciones no deberían evaluarse de acuerdo a sus consecuencias, sino solamente con relación a los resultados esperados. Esta tesis plantea que las buenas intenciones contienen su propia justificación, independientemente de las consecuencias. Esa ética de intenciones –la intención anunciada es ayudar al pueblo cubano– parece prevalecer sobre la fantasía inarmónica de que abrazar a los opresores ayuda a los oprimidos.
 Pero como aclara el viejo proverbio, "el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones". Todos debemos abrazar una "ética de responsabilidad". Es decir, entender e interiorizar que abrazarse a la opresión tendrá consecuencias imprevistas e indeseables para el oprimido.
 Abogar por la libertad, como en mi Desiderata para la nación cubana, es inherentemente moral. Posicionarse con los opresores, independientemente de las buenas intenciones, no es intrínsecamente bueno. ¿Cuáles son, entonces, las "cosas deseadas" cuando se abraza a los opresores?
 Investigador Senior en ICCAS de UM, y autor del libro Mañana in Cuba.

 

 

LA COMPLICIDAD DE LOS ENCUBRIDORES

Posted: 18 Jul 2016 08:16 PM PDT


Por Alberto Medina Méndez.


Mucho se ha dicho sobre la corrupción. A estas alturas no quedan demasiadas dudas acerca de la enorme responsabilidad que le cabe a los que comenten esos delitos cuando se apropian indebidamente del dinero que la gente aporta permanentemente al Estado vía impuestos.

Esa vil canallada, que se replica a diario en casi todo el mundo, tiene culpables directos que deben asumir las consecuencias de sus decisiones, pero también existen alrededor de ellos, otros ruines personajes cuya participación resulta imprescindible para que aquellas andanzas sean tan cotidianas.

El bandido siempre está rodeado de personas que juegan un rol preponderante y que normalmente se prefiere pasar por alto, a veces por excesiva ingenuidad, otras tantas por subestimar la relevancia de esas actitudes adicionales y en otras ocasiones simplemente por compasión, evitando involucrar demasiado a quienes se considera sujetos secundarios de estas trasgresiones tan patéticamente habituales.

En primer lugar habría que observar detenidamente el accionar de los colaboradores directos, esos que conocen con precisión los movimientos de ese funcionario que transita el camino indebido. Ellos saben perfectamente que hace, con quienes habla y cuáles son sus rutinas específicas. No son necesariamente personas de gran jerarquía. A veces un ayudante de escalafón inferior se convierte en conocedor pleno de la realidad, cuando no en coparticipe, de cada una de las correrías de ese crápula.

Es trascendente también no desligar a los propios superiores de los corruptos que también tienen contundentes incumbencias respecto de lo sucedido. Es que se puede delegar tareas en subalternos, pero jamás se transfiere la responsabilidad final. Quienes deben supervisar no pueden jamás aducir desconocimiento absoluto. Por acción u omisión, ese error tiene un costo, y desentenderse como sin más, no parece ser aceptable. No existe excusa que justifique dejar pasar semejantes despropósitos.

Pero tampoco es saludable hacerse los despistados frente a tanto descaro y habrá que decir entonces que la sociedad en su conjunto también debe asumir con hidalguía su significativa cuota de responsabilidad frente a lo sucedido en cada circunstancia sombría que se termina descubriendo.

La ciudadanía en general, con su indisimulable apatía, su indiferencia evidente, su inocultable desinterés, construye paso a paso los pilares vitales que se terminan convirtiendo en los aliados estratégicos centrales de los que cometen fechorías adueñándose de las arcas del Estado. Nada de eso podría ocurrir, de ese modo tan burdo, si la sociedad tuviera menos tolerancia frente a estos inaceptables delitos.

El funcionario corrupto no toma la decisión explícita de delinquir graciosamente para enriquecerse, sino que lo hace porque tiene un contexto enormemente favorable y tiene entonces en cuenta que contará con la valiosa colaboración de algunos que expresamente contribuyen con la consumación del ilícito, con otros que se harán sistemáticamente los distraídos y obviamente también supone que la abúlica comunidad en la que reside hará su parte renovando su eterno silencio.

Se sabe que la corrupción no es un fenómeno coyuntural, sino que obedece a causas mucho más profundas que explican su complejo entramado estructural. Es por eso que su ocurrencia no depende solo de la voluntad del delincuente, sino de otras circunstancias que lo posibilitan y facilitan.

La red de corrupción que gira en torno al Estado y los gobiernos no será desmantelada gracias a la optimización en la selección de funcionarios más honestos e íntegros. Pretender que así sea no solo demuestra un infantil voluntarismo sino que se constituye en una demostración de ingenuidad intelectual e incomprensión de la evidencia empírica que se verifica a diario.

Si realmente se quiere destruir la matriz  de la corrupción se debe ir a fondo y hacer reformas con mayúsculas, para que robar no sea posible, para asegurarse que todo no dependa de la moral media del funcionario de turno, sino de la efectiva inviabilidad para concretar delitos contra los contribuyentes.

Hasta tanto se comprenda acabadamente la dinámica de la corrupción y se encare con inteligencia la batalla final que logre destruir su núcleo duro, se debe empezar a trabajar concomitantemente en otros aspectos, que no resolverán el problema pero ayudarán a mitigar su gravedad durante algún tiempo.

Nadie puede esperar que seres esencialmente corruptos cambien su concepción moral de la noche a la mañana. Evidentemente estos cínicos criminales creen que saquear al resto de los ciudadanos es algo correcto, por eso lo hacen, apelando al recurso de "salvarse para siempre" con esos dineros que intentarán acumular durante sus acotados mandatos.

Pero si se puede apelar a una severa y genuina autocrítica de los ciudadanos que periféricamente colaboran, tácita o explícitamente, con ese temible delincuente de "guantes blancos"  que parapetado en un escritorio, vistiendo ropa elegante, se atribuye la potestad de quedarse con lo ajeno.

Ellos pueden revertir parcialmente la historia. Lo pueden hacer mañana mismo, denunciando a esos corruptos sin pudor, exponiéndolos descaradamente, quitándoles la protección que a diario le suministran, a veces sin querer y otras veces por temores infundados.

Combatir la corrupción requiere de coraje, de valor y de determinación. Los refinados forajidos que pululan en la administración estatal cuentan con que nadie tiene la valentía suficiente para confrontarlos. Tal vez sea este el momento de elegir entre seguir dándoles la razón y esconderse nuevamente, como tantas otras veces, o definitivamente dar vuelta la página abandonando para siempre la complicidad de los encubridores.

CUBA: VIDAS PARALELAS

Posted: 18 Jul 2016 08:17 PM PDT

Por, Pedro Corzo.

Dicen los creyentes que la confesión en cierta medida libera las culpas y que quien revela sus cuitas queda mejor preparado para  enfrentar sus errores, algo similar plantean los analistas,  quienes consideran que sacando las cosas feas del armario, se enfrentan mejor los retos de la vida.
Los acontecimientos políticos que se desencadenaron a partir de 1959 en Cuba  influyeron de una forma sin precedentes en lo que podemos identificar libremente como la generación de los 60,  si exceptuamos las repercusiones que generó el acceso a la independencia.
La sociedad se escindió. El cataclismo conmovió los cimientos de las familias y en consecuencia toda la sociedad. La política, antes repudiada por la mayoría de la población, se empezó a llamar revolución, crudo sinónimo de sectarismo y persecución.
La revolución estaba antes que la familia, la amistad, la fe, la profesión y el derecho de cada quien de actuar en base a su conciencia. Gustar de otra música, usar ropas diferentes,  cuestionar una orientación u orden, era una herejía. El sexo se vinculó a la política. Una inclinación sexual heterodoxa era objeto de severo castigo y de atroz discriminación.
Sin duda los más afectados fueron los jóvenes. Los patrones de conducta cambiaron radicalmente. La sociedad fue militarizada, siendo  la juventud  la más perjudicada, porque las perspectivas del nuevo régimen para refundar el país y conservar el poder, estaban fundamentadas en la lealtad de las nuevas generaciones.
Una riada de esa generación y siguientes,  se incorporó  masivamente a la vida política nacional y procuró imponer de la forma más violenta y agresiva sus conceptos ideológicos y político, forzando los derechos y oportunidades a aquellos que en disfrute de un derecho natural,  rechazaban el nuevo orden o simplemente se negaban a involucrarse en el proceso.
Fueron tiempos de violencia. Los conversos no creían en el derecho de disentir. El acoso era una práctica constante,  al igual que la discriminación por causas políticas o religiosas.
En el presente, superando los 70 años,  hay quienes, por diferentes motivos, continúan bregando a favor de una dictadura, también los que fieles a sus convicciones  rechazan un modelo de gobierno que conculca hasta los derechos de sus partidarios, y terceros,  sumidos en la frustración por el apoyo que prestaron a una utopía que los transformó en siervos cuando creían que eran ciudadanos.
Algunos desengañados por la esterilidad de sus servicios al  régimen,  aluden que se involucraron  porque  querían lo mejor para el país, sin aceptar, hay excepciones que confirman la regla, que otra vertiente de su generación,  también buscando lo mejor para el país en que habían nacido todos, se opuso al nuevo régimen por lo que padeció  ostracismo interno,  exilio,   otros la prisión y muchos,  menos afortunados, la muerte en combate o ante el paredón de fusilamiento.
Mientras haya quien piense que las iniquidades están justificadas por las convicciones, sin importar vertientes o riadas,  no se está preparado para enrumbar el país al sano equilibrio social que reclama y necesita. Al entendimiento no se puede llegar por la amargura del fracaso ni por la euforia del triunfo, pero menos aun con los restos de una soberbia que inmuniza ante las penas ocasionadas al  prójimo.
Cada quien tiene derecho a elegir lo que entienda pertinente, pero esa voluntad implica responsabilidades, máxime, si de la elección se derivan conductas que afectan la vida de los otros.
Un  entendimiento sincero entre las  riadas de esa generación es más que imperativo para que ambas líneas se crucen y confundan. Ninguna de las partes debe, independiente a los sacrificios en los que haya incurrido,  creer  que su buena  fe o  ingenuidad, las convicciones y la confianza en un liderazgo determinado, le confiere la facultad de afectar el derecho del prójimo a bregar  por el progreso de sus opiniones y convertir en victimas a quienes no profesen sus ideales.

La penitencia de airear  errores y aceptar responsabilidades éticas y judiciales, de existir estas, tal vez sean la única patente que garantice la convivencia,  posibilite el renacer de la nación y el compromiso de "nunca más"  permitir que se repitan los horrores del pasado,  por  muy bellas que sean las promesas y por carismáticos que sean sus cantores.
 

 

LA ACTUAL PERSECUCION RELIGIOSA EN CUBA

Posted: 18 Jul 2016 08:38 AM PDT

Por Santiago Cardenas MD


 Las puñaladas  a traición al chofer del padre José Conrado; la expulsión  del país del padre Iván y las insólitas  declaraciones  de Monseñor Juan de la Caridad, conforman el trípode de la actual persecución religiosa en Cuba.
    No; no es cosa del pasado... Continúa sucediendo ante nuestro ojos, sin que los prestidigitadores mafioides  de la involución cubana puedan ocultarlo y sin que  los católicos obsequio  –complacientes de ambas orillas del estrecho–  puedan  restarle importancia, a lo jaimeano.

 
José Conrado, no necesita  presentación. En un semi ostracismo en la remota Trinidad paga sus atrevimientos. Él mismo ha relatado que la violencia contra su chofer se ha acompañado de una serie  de agresiones que incluyen una campaña de descrédito a su persona y a su ministerio, que nunca se dio  "ni en los momentos  más difíciles". Cuando su Obispo se quejó  ante las autoridades, la pronta respuesta fue " que no sabían  nada". Qué raro; en un país donde la represión lo sabe todo. ¿Que dice  la señora  Diego, María de la Caridad, la jefa de la oficina  religiosa  del Partido, siempre tan "cooperativa"?  El padrecito Iván es la viva estampa de la ascesis. Descalzo, pulcro, modesto, de voz pausada, inaudible, es la imagen de Pío XII.
    Carisma  y humildad a borbotones. Como todo santo varón; un tanto ingenuo. Una  mansa paloma atendiendo pastoralmente  a los pobres de Placetas, en el mismo centro de la isla  y de la perversidad  comunista. Tontito. Se le olvidó que  residía en un país  ateo y a su regreso  de Miami,  –a donde viajó para  pedir  limosna, en todos los medios  (en el programa de Cao se pasó un poco de la línea roja,)  al parecer – su Superior le dijo que estaba destinado a  una misión  en otro país Vaya ¡qué inesperado y qué casualidad !. Los mal pensaos, tercos que somos, no  nos  tragamos  ese  paquete aunque venga envuelto en  papel de sacristía y rociado de agua bendita. Esas  intempestivas ubicaciones sacerdotales  hacia el exterior  las conocemos  desde el 59.  Lo insólito es que continué  durante el deshielo, después de los alegres  campanazos  del  17 de diciembre del 2014.
   Por último, la  toma de posición política  a favor del socialismo castrista del obispo de San Cristóbal  merece un comentario aparte No  voy a  hacerlo de nuevo. Le dio la vuelta al mundo, contrastando con lo dicho por el anterior nuncio de su  Santidad en la Habana Mons Bruno Musaró. Eso solamente  sucede en países donde la persecución religiosa continúa vigente y  donde el miedo se disfraza de muchas cosas.

 

CASI UN 40 % DE ESPAÑOLES RECONOCEN NO HABER LEIDO UN SOLO LIBRO DURANTE EL ULTIMO AÑO

Posted: 18 Jul 2016 08:38 AM PDT



El Barómetro de junio del CIS desvela, además, que el 68,9% no ha visitado ningún museo y el 49,7% no ha ido al cine en los últimos doce meses
Una lectora, en una de las casetas de la última edición de la Feria del Libro de Madrid 
 
Un 39,4% de los españoles no ha leído un libro en el último año y un 7,1% ha leído unos según el Barómetro de junio de 2016 hecho público por el CIS.
El 27,9% de los 2.484 entrevistados, todos ellos mayores de edad, afirma haber leído de 2 a 4 libros durante los últimos doce meses, mientras que el 10% ha leído de 5 a 8 libros. De trece o más libros ha disfrutado el 8,8% y el 5,5% lo ha hecho de 9 a 12 libros.
En cuanto a las visitas a los museos, el 68,9% de los entrevistados no ha visitado ninguno en el periodo estudiado mientras que el 10,3% ha ido una vez. Este porcentaje se sitúa en el 12,9% entre los que han ido varias veces este año.
Entre los consultados, un 49,7% dice no haber ido nunca al cine el último año y un 20,5% ha ido varias veces. Un 74,7% no ha acudido los últimos doce meses a una biblioteca y un 57,5% no ha entrado en una librería.
Tanto las visitas a las librerías, con un 76,9%, como a las bibliotecas, un 70,2%, se hacen en soledad, mientras que los encuestados prefieren visitar los museos con su pareja (59,4%), con amigos (33,8%) o en compañía de sus hijos (24,1%).
También al cine se suele acudir con la pareja, lo que hacen un 66% de los encuestados. Con sus visitas a los museos, el 35% ha desconectado de las rutinas habituales, porcentaje que sube al 47,1 en el caso del cine

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.