Hora del Este (Miami)

Sintonizar desde su reproductor favorito ...

Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime Proxy Web

lunes, 8 de agosto de 2016

Enfoque Magazine 3

Enfoque Magazine 3


EL QUEBRANTAMIENTO

Posted: 07 Aug 2016 08:42 PM PDT

Por Roberto Soto Santana
 Es un hecho notorio, evidente e irrebatible que el Régimen comunista cubano ha sido desde su instalación en el Poder en enero de 1959, e ininterrumpidamente hasta el día de hoy, el reverso de un Estado de Derecho. Su funcionamiento ha sido el de una finca particular donde ha regido y rige únicamente la voluntad sin embridar de los hermanos Fidel y Raúl Castro, sin sujeción a norma ética o de justicia alguna más que su voluntad, y que se ha dotado a sí mismo de una apariencia, muy mal trajeada, de legitimidad institucional –por demás, jurídicamente insostenible–, ya que no la ha validado ningún respaldo libremente expresable, a pesar de los muchos "plebiscitos" que en seis décadas ha llevado a cabo un sistema político de Partido único con aplastamiento de toda disensión, discrepancia u Oposición, y únicamente materialmente sostenido en la fuerza bruta y los hechos consumados.
           El Régimen cubano sigue el patrón de las tiranías en las que el Poder queda en manos de dinastías por escalafón: los que suceden por designación "digital", es decir, a dedo, a título de herederos políticos, al Líder cuando éste fallece o acaso cae en desgracia (como sucedió en 1948 en la antigua Checoslovaquia)-, como fue el caso de las "democracias populares" de Europa oriental, y sigue siéndolo el de los regímenes de China continental, Corea del Norte, Laos y Nepal –no todos éstos son oficialmente de "Partido Único" pero en términos prácticos es como si lo fueran, ya que todos y cada uno están dominados por Partidos adscritos a la ideología marxista-leninista, de la cual si algo se puede afirmar sin lugar a dudas es que su vocación y su actuación son expresión nítida de su código genético desembozadamente totalitario–.
        El Régimen cubano ha puesto en práctica todos los comportamientos comunes a las tiranías, en especial las características de las comunistas: aplicación de la pena de muerte e imposición de largas condenas de prisión por delitos de confusa y difusa tipificación en las normas penales, a veces aplicadas retroactivamente. como medida intimidatoria y ejemplarizante para el resto de la población, supresión en la realidad de las Libertades de reunión, expresión y manifestación –mediante la represión ejercida tanto por los órganos policiales como por los grupos pandilleros que maneja y alienta el propio Estado (desde octubre de 1960, mediante los llamados "Comités de Defensa de la Revolución", encargados de vigilar, delatar y hasta acusar sin pruebas a todo sospechoso de desafección al Régimen; y desde los años '80 también a través de las "Brigadas de respuesta rápida", turbamultas con el encargo específico de golpear y aterrorizar  a cualquier ciudadano que exprese o se adhieria a una protesta)–, e inculcación del miedo orwelliano inducido por el control incluso previo de la acción –antes de que  ésta se produzca en la realidad– y el pensamiento, cuando la intención solamente aparezca en el cerebro de la persona aunque no se haya exteriorizado todavía mediante acción alguna.
            Aunque esto último resulta flagrantemente antijurídico a cualquier jurista de un país no comunista, lo cierto es que el Artículo 72 del Código Penal cubano dice que "Se considera estado peligroso la especial proclividad en que se halla una persona para cometer delitos, demostrada por la conducta que observa en contradicción manifiesta con las normas de la moral socialista.". Y según el Artículo 73 del mismo Código Penal, "Al declarado en estado peligroso en el correspondiente proceso, se le puede imponer la medida de seguridad predelictiva más adecuada entre las siguientes: a) terapéuticas; b) reeducativas; c) de vigilancia por los órganos de la Policía Nacional Revolucionaria".
            Las medidas terapéuticas se pueden ejecutar "hasta que desaparezca en el sujeto el estado peligroso" –es decir, indefinidamente–. Por otro lado, las medidas "reeducativas", de acuerdo con el Artículo 80.1, son las siguientes: a) internamiento en un establecimiento especializado de trabajo o de estudio; b) entrega a un colectivo de trabajo, para el control y la orientación de la conducta del sujeto estado peligroso. Su duración puede estar entre uno y cuatro años.
            Y a este Régimen y sus personeros los jalea y promociona, y con ellos contemporiza la vergonzantemente impenitente izquierda llamada "Liberal" enquistada en la Administración federal y en muchos medios de comunicación de los EE.UU. ¡En el pecado llevarán la penitencia estos dizque "Liberales"!
 
Roberto Soto Santana
Colegiado de Honor del Colegio de Abogados de La Habana (Exilio)
Colegiado del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (España)
Secretario del Centro Cubano de España (Madrid)

   

SEÑALES DEMASIADO CONFUSAS

Posted: 07 Aug 2016 08:37 PM PDT

Por, Alberto Medina Méndez.

 
El tan aplaudido vaciamiento ideológico de la política empieza a mostrar síntomas concretos que impactan directamente en la sociedad. Durante décadas, un grupo de apologistas del pragmatismo sostuvo que los sistemas de ideas quitaban esa flexibilidad infinita que fascina a tantos.
      Está claro que a muchos dirigentes políticos les resulta formidablemente cómodo no alinearse con una escala de valores a defender. Eso les posibilita apropiarse de una mayor cantidad de votos potenciales como producto de su declarada neutralidad pudiendo seducir, entonces, a casi todo el electorado sin distinción alguna.

         Esa dinámica aparentemente razonable que prioriza lo práctico por sobre lo teórico, les permite aplicar recetas de todos los colores sin pudor alguno. El problema es que los rompecabezas se pueden armar cuando sus piezas encajan y son compatibles. Encastrar mezclando todo es una labor imposible y su corolario es un engendro de insondables consecuencias.
        Hasta ahora el gobierno ha preferido darle jerarquía a ciertas decisiones que ha tomado con gran ampulosidad y que parecen ir en la dirección correcta. Si bien muchas de ellas contienen imperfecciones evidentes, y se quedan a mitad de camino, el recorrido elegido tiene visos de racionalidad y sensatez.

         Sin embargo, al mismo tiempo, otras determinaciones relevantes siguen aún pendientes. En algunos casos se recita, la mayoría de las veces en privado y preferentemente por lo bajo, que existen intenciones reales de hacerlo, pero no ahora, sino más adelante, aduciendo siempre razones vinculadas a la viabilidad política de avanzar en esos asuntos tan sensibles.
         Pero también es inocultable que existen tópicos que no figuran siquiera en la agenda. Cuando se plantean esas problemáticas, los argumentos que se esgrimen tienen que ver con la gobernabilidad y la tolerancia de otros sectores a ese tipo de medidas, aparentemente antipáticas.
         Si un Gobierno ejecuta lo que dice que puede, se detiene preventivamente ante lo que considera políticamente incorrecto y borra de la agenda aquellos aspectos que considera imposibles, pues el resultado que finalmente se obtendrá no solo no será el deseado, sino que tampoco será el necesario.
          Se puede entender que en algunos asuntos se precisan de mayorías parlamentarias que impulsen esas reformas, pero el oficialismo puede elegir si la supuesta imposibilidad implica archivar asuntos en forma definitiva o en todo caso amerita intentar inteligentes estrategias para avanzar en firme en la dirección adecuada, aunque fuera de un modo más lento.
          No es lo mismo dejar de lado para siempre ciertos asuntos que mantenerlos vigentes en el tapete, buscar mecanismos alternativos para abordarlos y hasta negociar eventualmente sus plazos de implementación.
         A estas alturas el gobierno ya desnudó su propia impronta. Improvisa en demasiados asuntos, avanza razonablemente en otros y zigzaguea en unos cuantos más. Su indefinición ideológica empieza a mostrar sus primeras secuelas significativas. Esa estrategia es muy confortable para los funcionarios oficialistas porque les permite una enorme versatilidad, pero obviamente no sirve como matriz para resolver los problemas de fondo.
           La grilla de dilemas que enfrenta el país es gigantesca y requiere de soluciones complejas y en muchos casos de batallas muy prolongadas en el tiempo. Aun si se iniciara hoy mismo, esa tarea demandaría varias décadas.
          Lo que es indudable es que si esos aspectos no se encaran jamás, existen certezas de que nunca encontrarán su cauce de un modo espontaneo. No abordarlos no solo es una acabada muestra de cobardía política sino también de una despreciable actitud incompatible con en el espíritu de cambio que muchos esperan.
          La ciudadanía no ha optado por el actual sector político para que asuma el gobierno y termine haciendo más de lo mismo, pero ahora con un estilo más civilizado y menos autoritario, sino para que produzca verdaderos cambios sustanciales en una enorme nómina de asuntos vitales.
        Las transformaciones cosméticas son solo eso. Un poco de maquillaje que intenta camuflar los problemas, los oculta temporalmente, pero de ningún modo los soluciona, y hasta es probable que si se insiste con esta tendencia el cuadro original termine empeorando progresivamente.
         Se podrá discutir luego sobre la trascendencia que tiene imprimirle velocidad a cada uno de los acontecimientos, pero lo absolutamente impostergable es definir con total claridad y sin hipocresías el rumbo que se ha escogido y que se va a recorrer.
        Más allá de las indisimulables impericias y la falta de experiencia política, es mucho más importante tener calibrada la brújula y utilizarla para que indique el norte en todo momento, sin desvíos no calculados.
         El país precisa ocuparse en serio de sus problemas y no solo fingir ciertas acciones. Como en la vida misma, hay que establecer prioridades y atacar los inconvenientes uno por uno. Pero esconder muchos de ellos inmensamente importantes no parece ser un camino posible ni, mucho menos, una resolución brillante.
         Hasta aquí se han tomado algunas decisiones muy atinadas, pese a sus innegables defectos de comunicación e instrumentación. Pero también se han omitido muchas determinaciones, ya no sin querer, sino premeditadamente. Algunas de esas solo han sido aparentemente postergadas, pero otras han pasado deliberadamente a ser parte de un inventario que jamás tomará protagonismo. En fin. Por ahora solo se asiste a un indigno espectáculo repleto de señales demasiado confuses.

REVOLCATORIO

Posted: 07 Aug 2016 09:30 AM PDT

Por Luis Marin.
La alternativa democrática se comporta como quien deliberadamente se mete en un campo minado y luego se queja de que allí haya minas, con el agravante de la experiencia anterior y las advertencias previas de que nadie debería caer en una trampa tan burda; pero no, ellos debatieron, evaluaron y decidieron que ese es el único camino y allí están, entrampados.

       No obstante, el referendo goza de un extraño consenso universal que va de Obama al general Cliver Alcalá Cordones, de Luis Almagro al Papa Francisco, pasando por el mismo Maduro que fue el primero que lo pidió, asimismo el opositor Henrique Ochoa Antich reveló públicamente que le planteó a su íntimo amigo el defensor del pueblo Tarek William Saab cómo salir de este atolladero y éste le contestó: "Bueno, ahí está el Referendo Revocatorio".
      El único que no se ha pronunciado es Castro y su silencio pesa más que toda la cháchara de quienes no tienen el control de la situación sobre el terreno: nada ocurrirá sin una decisión del buró político del comité central del partido militar y éste sigue la receta de los maestros de La Habana. Aunque la oposición oficial siga ejercitando su deporte favorito de embestir molinos de viento, luchando con instituciones de fachada como el TSJ que es, como los demás poderes públicos, simple vocero del nudo poder que ostentan los comunistas cubanos.
       Es lamentable que nadie recuerde a Quirós Corradi con su doctrina de "estamos blindados" y no importa más nada, así que da lo mismo presentar batalla en el pantano que en la llanura porque "de todas maneras vamos a ganar". No se sabe si el pecado es de soberbia confianza en la propia condición o de una ingenua subestimación de la calaña del enemigo, como no tomarse en serio a Castro y Compañía, contra toda evidencia.
       Ciertamente no parece muy responsable exponer a millones de personas a las retaliaciones de un régimen que ha demostrado hasta la saciedad su absoluta falta de decencia con la promesa de que las van a defender, cuando todavía no han empezado a defender a las que desde el 2004 las están sufriendo, precisamente por la imputación de que "firmó contra el presidente".
        Este es un punto que no por olvidado ha desaparecido, como no lo han hecho sus antecedentes desde la II Guerra Mundial: la cantidad de funcionarios públicos, contratistas y simples arribistas que sacan provecho de acusar a otros de haber firmado para conseguir un ascenso, un contrato o beneficiarse de un modo desleal.
       Las famosas listas Tascón, Maisanta y otras son algo más que tinta sobre papel: No debe haber ni una persona que no haya presenciado, sentido, sufrido por la palabra, el gesto, la actitud de tantos que cerraron un expediente con un simple y lapidario: "Firmó". Y punto, contra eso no hay apelación posible.
      Uno de los rasgos del populismo que es urgente superar es su odiosa tendencia a transferir las decisiones de un pequeño comité al "pueblo" de manera que ciertos líderes presentan su propia voluntad como si fuera la expresión de la voluntad general, con el beneficio añadido de que la responsabilidad también se diluye y no responden por los daños que causan.
       Esto es evidente en el chavismo, porque Chávez es el pueblo, luego, el pueblo es Chávez; pero se entiende menos en la oposición oficial, que actúa de idéntica manera. Sus intelectuales orgánicos escriben que "el pueblo" depositó su confianza en la MUD y a todos les parece bien.
         Ninguno dice que ésta es una coalición de partidos que se ha impuesto con singular ferocidad y que quienes han tratado de resistírseles han sido, parafraseando a su Secretario General: "aislados, segregados y derrocados por irresponsables y violentos".
         A estas alturas ninguna de las promesas que hicieron para acceder a la Asamblea Nacional se ha cumplido, como era predecible y fue predicho; pero ahora la pelea es por los candidatos a las elecciones de gobernadores y alcaldes que, como en la Asamblea, todos serán de la MUD salvo los que conserve para sí el gobierno, incluso la cuota de gobernadores militares que hoy son apenas 13, una extraordinaria ilustración de democracia y pluralismo.
       A veces sobresale en la Asamblea el discurso de quienes se esfuerzan por ayudar al régimen a gobernar, pero éste no se deja ayudar y todos los días los que comienzan diciendo "en cualquier democracia", etcétera, para dejar claro que esta es una democracia, con algunos pequeños defectos, ciertos déficits, acosada, pero viva.
       En el mundo real los hechos seguirán su curso, alejándose cada vez más de los discursos demagógicos.
 

FARIÑAS, EL CUERPO COMO ESCUDO

Posted: 07 Aug 2016 09:31 AM PDT

Servicio (LATINEWS/ENFOQUE 3)
Una vez más, Guillermo Fariñas, premio Sajarov 2010,  se encuentra en huelga de hambre. Otra vez reclama los derechos de los otros, incluido los de los indiferentes y hasta de los propios sicarios de la dictadura castrista.
           Fariñas ha realizado más de una veintena de huelgas de hambre. Conoce la crueldad del régimen, pero lo enfrenta. No se hace ilusiones. Sabe que su cuerpo puede ser quebrado, y su vida rota, pero aun así se arriesga,  porque está consciente que la libertad hay que conquistarla y que los verdugos jamás la conceden.
         El huelguista no es un fanático, tampoco está enajenado. Sus acciones, aunque peligrosas, se sostienen en el análisis, la evaluación de riesgos y un apropiado conocimiento de la realidad nacional.
         Por otra parte, la decisión del premio Sajarov de recurrir a un reclamo extremo,  evidencia que en Cuba no se han producido cambios. La naturaleza represiva del régimen permanece invariable. Golpes y prisión es su respuesta para los que reclaman respeto a la dignidad humana.
           Fariñas dirigió una carta a Raúl Castro en la que le informa que se declara en huelga de hambre y sed hasta que el dictador reconozca públicamente que los opositores no volverán a ser torturados, golpeados,  amenazados de muerte o sometidos a procesos judiciales ilegítimos, una reafirmación de su compromiso de luchar por la soberanía ciudadana sin temer las consecuencias.
El sentido de solidaridad del huelguista es notable. Predicar con el ejemplo es una de sus apotegmas.    
          Ha demostrado en más de una ocasión que no abandona a sus compañeros cuando son golpeados o encarcelados, tampoco a los que caen en la lucha por la libertad,  como lo ejemplifica su reacción ante la muerte del huelguista de hambre Orlando Zapata Tamayo y por la muerte a golpes de Juan Wilfredo Soto García.
           La indiferencia del régimen ante las huelgas de hambre han causado al menos la muerte de 17 luchadores por la libertad en Cuba. La dictadura no respeta la vida humana en general, y desprecia la de quienes se oponen a su poder.
         El escritor José Antonio Albertini, en su libro "Cuba y Castrismo, Huelgas de Hambre en el Presidio Político", entrevista a expresos políticos cubanos que realizaron huelgas de hambres colectivas e individuales, recoge testimonios de coraje y sacrificio de hombres y mujeres que escogieron retar la muerte a seguir siendo tratados como esclavos.
       El primer prisionero político cubano que murió en huelga de hambre fue Francisco Aguirre Vidaurreta, 1967,  ese mismo año falleció, Luis Álvarez Ríos seguido por el dirigente estudiantil Pedro Luis Boitel, protagonista de numerosas huelgas de hambre hasta su fallecimiento en 1972, después de más cincuenta días sin ingerir alimentos, esta trágica relación nos lleva hasta el 2012, cuando muere Wilmar Villar Mendoza, 32 años de edad,  preso por participar en una protestas pacifica, no por un sangriento ataque a un cuartel como protagonizaron Fidel y Raúl Castro.
      Lamentablemente la dictadura que padece Cuba desde hace 57 años está cubierta por un inexplicable mezcla de indiferencia y complicidad internacional,  también, por una penosa desesperanza de la mayoría de la población de la isla que le impide romper la inercia que ha generado el régimen totalitario.  
      El desenlace de una huelga de hambre es impredecible. El riesgo que corre Guillermo Fariñas es muy grande. Confiemos que sepa conjugar sus convicciones y las posibilidades finales. Pero más allá de cómo concluya,  su ejemplo de cómo combatir una tiranía, estará siempre vigente. 
         Guillermo Fariñas como el prócer indio, Mahatma Gandhi, cree en la negociación, pero también en la acción directa. Confía en la agitación y en la desobediencia civil. No espera que las cosas ocurran por generación espontánea y trabaja arduamente para que se concreten.
         El liderazgo de Fariñas contra el totalitarismo castrista se sustenta en la audacia, apoyada en el coraje que demanda enfrentar los retos de la dictadura y en una indiscutible disposición a correr los peligros que sean necesarios hasta que sus conciudadanos estén dispuestos a exigir el respeto a sus derechos
 
 
 
 

HILLARY CLINTON Y EL DESAPARECIDO JFK Jr.

Posted: 07 Aug 2016 08:34 PM PDT

La historia deja sus rastros.  

Por Andrew Collins – LATINEWS/     Al acercarse al final de los dos términos en la Casa Blanca, los Clinton comenzaron a prepararse para su futuro político. Centraron su atención en el desarrollo de Hillary como político (a pesar de que no tenía ninguna experiencia real), y la venta de influencia, mientras que la tenían... –compre ahora y pague después– a nombre de lo que se convertiría en "La Fundación Clinton". Hillary se negó a regresar a Arkansas, y sugirió la compra de una casa en Nueva York, que le permitiría postularse para el Senado en las próximas elecciones. Sólo había un obstáculo.... JFK Jr. había entrado en la escena política. Nueva York era eléctrico con la palabra de JFK Jr. ¡Era reclamar el legado de su padre! Un pedazo de Camelot estaba todavía vivo en los Estados Unidos, y los donantes comenzaron a alinearse. Ella sabía que nunca podría derrotar al hijo de JFK de Nueva Inglaterra.         "¡No voy a volver a Arkansas!"
   Durante un vuelo normal, a las 21:20, Julio 16,1999, John Fitzgerald Kennedy Jr. llamó por radio a la torre en un aeropuerto cerca de Martha's Vineyard, Massachusetts anunciando que se disponía a aterrizar. Segundos después, su avión explotó en el aire, y esto fue presenciado por varias personas, incluyendo a un reportero de un periódico local y un abogado. El equipaje se recuperó a millas del lugar del accidente, un evento que sólo puede ser causado por una explosión en pleno vuelo.
   Cinco horas después de que el avión cayó, William "Bill" Clinton envió el equivalente de la Sexta Flota para encontrar los restos, y ocultar los cuerpos de los medios, y aunque JFK Jr. nunca estuvo en la Marina, y aunque la familia no dio su consentimiento,... él ordenó la cremación de los cadáveres, y arrojaron las cenizas al mar en un funeral planeado rápidamente. No se permitieron fotografías de los cuerpos recuperados. El localizador de emergencia de Kennedy se retiró, la grabadora de la cabina se desactivo, y se tomó el libro de vuelo (Todo lo cual está documentado en el informe oficial de investigación).
     Detrás de las escenas, se inventó una historia de portada. El tiempo, que era perfecto, de alguna manera se convirtió en tormenta. JFK Jr. ahora tenía una pierna renga, y Kennedy era "emocional". Informes de la FAA y el FBI, para concluir el juego sucio, fueron enterrados, y todas las consultas condujeron a callejones sin salida. En verdad, todos los informes confirman que JFK Jr. era un "piloto altamente cualificados y cuidadoso".
     La familia Kennedy estaba furiosa, Nueva York tenía el corazón roto... toda evidencia había sido destruida o quemada por orden ejecutiva. "Ella lo mató, sé que lo hizo", dijo un miembro del personal de Kennedy que pidió permanecer en el anonimato.
   Los Clinton compraron su casa en Nueva York, formaron la Fundación Clinton y Hillary ganó su puesto en el Senado.

FUGAZ CRONICA DE UN PUERTECITO MARINO

Posted: 07 Aug 2016 09:18 AM PDT

Una leyenda cubana        1800 en lo adelante:
A cargo de René León
   Se fuga de una señorial casa de la ciudad de Trinidad la esclava negra María Aguilar. Se refugia en una cueva del alto paredón de la costa de Casilda. Recibe ayuda de otros esclavos para mantenimiento. Con el transcurrir de los años y ya libre la Isla del yugo español, el nombre y apellido de la ya desaparecida fugitiva quedó como patronímico popular del bello emplazamiento.
    El barco "Salvador", en dos ocasiones trajo expedicionarios para la liberación de Cuba. La segunda expedición  vino al mando de Fernando López de Queralta.  De estructura de hierro y con ruedas de paletas a los costados, abandonado después del desembarco, quedó al garete, encallando en un bajo. Como obstruía el libre desplazamiento de embarcaciones y varias, en la noche chocaron con el casco, fue remolcado y fondeado fuera del canal de entrada del puerto de Casilda. Fue dejado como una atracción de mito y leyenda para asombro de los visitantes nacionales y extranjeros. La acción del agua salobre fue comiendo con lentitud, pero inexorable, la armadura de hierro. Los sobresalientes herrajes eran utilizados por las Corúas, como dormitorio.
 Veteranos de la guerra de Independencia de 1895: Juan Salceiro, y Antonio Argüelles.
     1900 en lo adelante:
   La prensa y la radio emitían constantes comunicados del ciclón que tocaría tierra en contadas horas presentando un real peligro para el puerto de Casilda y el de Cienfuegos, situados en la costa Sur de la provincia de La Villas.
  Dos horas más tarde la radio informaba que el vórtice de la fuerte tormenta tropical pasaría por el mismo centro de Casilda. Se recomendaba la evacuación inmediata de los residentes del pueblo.
  –Casilda está expuesta a desaparecer–, comentó en la prensa el Padre Goberna.
  Como en casos similares, –el ciclón que arrasó a Santa Cruz del Sur, en la provincia de Camagüey, en 1933–, los vecinos de Casilda hicieron poco o ningún caso en la advertencia emitida por el Observatorio de la Marina de Guerra, ubicado en el ultramarino pueblo de Regla, en La Habana. Contados poblanos por miedo o precaución, comenzaron a desplazarse hacia la ciudad de Trinidad, asentada en un lugar más alto y menos peligroso que Casilda, situada a 10 minutos del puerto, 4 kilómetros o 1 legua de distancia.
  El tren, con la caldera encendida, y el humo negro de su chimenea por el fuerte viento se precipitaba hacia adelante o se arrastraba entre las paralelas o hacía giros en todas direcciones, permanecía en constante vigilia en la estación del ferrocarril de Casilda.
  Cuando el ciclón ya convertido en furioso huracán comenzó sus primeras arremetidas sobre el puerto, acompañado de copiosa lluvia, vientos enloquecidos que levantaban grandes olas, los ya temerosos habitantes comenzaron a tropel a tomar el tren, autos, camiones, caballos, y muchos a pie, sobre las doce de la noche, con rumbo hacia Trinidad.
  La máquina resoplaba, avanzaba lentamente, se detenía para que los hombres limpiaran la vía de árboles caídos sobre los rieles. Los autos y camiones quedaron atrapados entre los grandes Álamos, todos venidos a tierra, por los violentos puñetazos del gigantesco elemento del mar de las Antillas. Los caballos aterrorizados, se negaban a caminar. Fueron abandonados. Y sus amos se sumaron a los temblorosos caminantes, encorvados por las ráfagas, la lluvia, y la intensa obscuridad y los obstáculos. La negra noche sólo era penetrada por el súbito golpe de la luz de los relámpagos.
  Los pasajeros masculinos del tren que tenían que hacer por minutos cadenas humanas para rescatar a sus coterráneos de a pie, para ayudarlos a subir el terraplén.
  El agua del mar y la torrencial lluvia comenzaron a posesionarse de las calles y casas. Por la calle Valdespino, en el barrio El Perché, lugar donde se hallaba instalada la Oficina de Correos y Telégrafos, dos solitarios y audaces pescadores, atemorizados y tiritando, en su lento avance vigilaban varias sombras larguísimas, vociferaba el más viejo.
  –…parecen enormes serpientes negras. Tenemos que escapar de Ellas–, vociferaba el más viejo.
  A la luz deslumbradora que por segundos emitió un relámpago, se dieron cuenta que se trataba de los delgados y altísimos pinos sembrados a la entrada de las casas de ese barrio, que doblados por la fuerza del viento se doblaban y arrastraban por la tierra.
  El agua llegaba a un metro de altura, Hasta la Plazoleta llegaba el agua. La lluvia tenía ya un gusto salobre.
  El tren que había partido con su última carga humana a las 12 de la noche de Casilda, llegó  las 6 de la mañana a Trinidad. Un viaje regular de sólo 10 minutos, se hizo casi eterno.
  Cuando a las 10 de la mañana, las nubes corrían desbocadas y revueltas casi al alcance de la mano, se hizo un poco de claridad, los vecinos que no abandonaron el lugar se dieron cuenta de la magnitud de la tormenta que les azotó.
  Todos los enormes Álamos que adornaban ambas orillas de la carretera que conducía a Trinidad, fueron desarraigados y obstruían la comunicación entre el puerto y la ciudad. Las cañerías del agua potable, rotas. Los pocos postes con el tendido eléctrico, partido por la base. Toda la arboleda se hallaba mustia. Casi seca. Como si un aire muy caliente las hubiese escaldado. Las casas humildes, hecha de madera y ya viejas, derrumbadas. La ropa, como los muebles, inservibles.
  Los que regresaban a pie de Trinidad siguiendo el terraplén de la línea férrea y los que se quedaron en el puerto, de inmediato fueron a examinar los daños causados en los muebles y embarcaciones. De las embarcaciones algunas tenían daño, otras estaban hundidas.
  Si para el montero el caballo es su orgullo; si para el cazador su equipo y perro es causa de envidia; para el humilde pescador su embarcación, bote o chalana, es su verdadera alma; donde ellos encuentran tristezas, esperanzas y alegrías.
  Cuando tres días después pudieron registrar los manglares se toparon que las boyas de Bajo del Medio y algunas patanas de gruesos maderos y de hierro se encontraban en la Boca de la Marea y en la laguna de Díaz Méndez, que por corrupción del lenguaje era conocida como Diezmones.
  La goleta Restauración y La Marmuta la encontraron varada en la Boca de la Marea.
  No hubo muertos. Si golpeados por las tejas y las planchas de cinc en la cabeza, brazos y piernas. Y un escarmiento terrible, en un futuro, para cuando se diera la voz de evacuación.
  Después, el ingente trabajo, a base de troncos de árboles utilizados como rodillos para poner debajo de la quilla de los barcos y patanas; el empuje de las embarcaciones con palos gruesos a modo de palancas, el desbroce de la ruta a seguir para salvar las naves de su posible pudrición. Cabos, fango, rudimentarias cabrias, sudor, resoplidos, músculos tensos, torsos desnudos, picadas de mosquitos y jejenes, harina de maíz, un pedazo de pan y un poco de carne; después, el clamoroso triunfo colectivo y el gozo personal de haber arrancado otra patana; goleta, barcos de pesca, de su prisión.
  En la carretera, los campesinos con ayuda de incontables yuntas de bueyes, limpiaban el camino de los grandes álamos y de otros árboles que entorpecían la comunicación con Trinidad y Casilda, o viceversa.
  Cuando de la ciudad de La Habana pudieron conocer que el puerto de Casilda, seguía en pie y con vida sus residentes, no daban crédito a las noticias traídas por los viajeros que arribaban a la ciudad de Trinidad y Sancti Spíritus.
  El Padre Governa, era el más interesado en conocer sobre el terreno el hecho inaudito o el gran milagro. De inmediato se dio cuenta que el hecho sobrenatural se debía a una causa terrenal y topográfica: la gran barra estrecha, larga de inmejorable arena que protegía como barrera natural al puerto y sus habitantes, y que como magnífica playa era nacionalmente  conocida como La Playa del Ancón, y después, por el macizo montañoso de El Escambray que se alzaba de la histórica ciudad de Trinidad, perteneciente a la gran cordillera de Guamuhaya, había desviado la mayor fuerzas del huracán hacia la ciudad y puerto de Cienfuegos, colindante a más de 70 millas, por la costa sur, de Casilda.
  El huracán del año 1935, no tuvo suficiente fuerza para hacer desaparecer a Casilda, pero el meteoro comunista de 1959, ha hecho temblar sus cimientos.
  Quizás el futuro le devuelva su alegría, su sincera hospitalidad y  la libertad.
 
El Perche: jocosidad poblana con el significado de:
Donde se acuestan dos y amanecen tres".

 

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Campaña por Eduardo Arocena