Hora del Este (Miami)

Sintonizar desde su reproductor favorito ...

Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime Proxy Web

lunes, 12 de septiembre de 2016

Enfoque Magazine 3

Enfoque Magazine 3


LA HUELGA INVISIBLE

Posted: 11 Sep 2016 06:20 PM PDT

        
 Ramiro Gómez Barrueco  Ex preso politico, Escritor, Empresario
 El panorama social de una huelga de hambre, no manifiesta los conflictos internos ocultos de cada  episodio personal. El visible deterioro y los dolores físicos, son sufrimientos incomparablemente inferiores al drama interior. La lucha volitiva del huelguista para no debilitarse ante los aguijones del hambre y la sed. La responsabilidad socio-política. La encrucijada moral y espiritual,  consigo mismo, de quitarse o jugarse la vida voluntariamente. La ausencia de solidaridad de todos los seres queridos, que lo aman y no quieren perderlo. La huelga del amor a su huelga. Esta crisis psíquica emotiva, volitiva e intelectiva, es La Huelga Invisible.
 En uno de esos libros inolvidables del Instituto de la Memoria Histórica Cubana (IMHCCT); Cuba y Castrismo: Huelgas de Hambre en el Presidio Político, el autor J.A. Albertini dedica su libro a su bisabuela Dolores Rivero. Ella, a los 25 años de edad, estaba alzada en la manigua mambisa junto a su esposo José Romero y sus tres hijas de 7, 5 y 3 años. Mientras la niña de 7 años, Ana Dolores, recogía leña en un monte cercano, los españoles asaltaron y apresaron a su mamá y a sus dos hermanitas en una ranchería, que fungía como hospital mambí. Fueron conducidas a la cárcel municipal de Santa Clara. Dolores pidió que la liberaran junto a sus hijas, era la época cruenta del Capitán General Valeriano Weyler; los españoles no accedieron a la demanda. Dolores y sus dos hijas se declararon en huelga de hambre y sed. Murieron las tres. Cuando Albertini indagó con su abuela Ana Dolores sobre el hecho, ella declaró secamente: mamá se "emperró"; dejó de tomar agua y de comer….

Nuestro hermano, El Flaco Boitel, tuvo que pasar 53 días en su última huelga rodeado de decenas de compañeros, en una pequeña galera, que le pedían constantemente que abandonara la huelga. Boitel se arrinconó, sólo hablaba con su amigo "Maqueca", se "emperró" y murió. Los 16 casos conocidos de presos muertos en huelga de hambre fueron decisiones individuales. En una de las huelgas del Presidio Político de Isla de Pinos, llamada irónicamente "La Pacífica",  participamos aproximadamente cinco mil reclusos; fue sofocada con tanques, ametralladoras cincuenta e infantería. Existieron heridos pero no se reportaron muertos. Las huelgas colectivas son dirigidas por personas escogidas, cuya misión es negociar y evitar la obnubilación de un "emperramiento" masivo.
Otro patriota está dispuesto a morir reclamando sus derechos y los nuestros. Guillermo Fariñas está "emperrao" y, sin dudas, camino de la muerte. La dirigencia de FANTU, y muchos amigos, hemos hecho todo lo posible por evitarlo. La huelga invisible de Coco es un huracán racional, tenaz y emocional. Algunos tenemos esperanzas que se haga la luz y que el huracán se desintegre ante las montañas de su importancia vital histórica. Por ahora no queda otra opción que salvarlo mediante la obtención de sus reclamos; lucharemos por lograrlo. Raúl Castro tiene que pedirle perdón a Fariñas, y al pueblo cubano, por la brutal golpiza y el ultraje de su honor con ofensas inaceptables; tiene que comprometerse a no golpear  más a los indefensos opositores pacíficos y a no incautarle más  propiedades a los cuentapropistas.
 El licenciado en psicología Guillermo Fariñas, Premio Zajarov del Parlamento Europeo, Medalla de la Libertad Truman-Reagan, Medalla de Distinción del IMHCCT; premios internacionales de CADAL, Reporteros sin Fronteras etc., ha sobrevivido 25 huelgas celosamente vigiladas por "los segurosos". La sevicia e intransigencia demostrada por Raúl Castro contra Fariñas contradice el espíritu y el compromiso de la normalización de las relaciones Cuba-USA. Ya existen repercusiones mundiales al respecto. El gobierno de USA  prometió a Fariñas, por boca del enviado personal del Presidente Obama, que intervendrá directamente en el asunto. Aseguramos que El Vaticano está "analizando" su intervención mediadora. Hay mucho más en ciernes.
El Congreso del Encuentro Nacional Cubano, liderado por su coordinador Guillermo Toledo, y la totalidad de los líderes escogidos, se han unido en la cruzada para salvar a Coco. Tenemos que mover cielos y tierra, embajadas y pueblos, para lograrlo. No podemos descansar en este empeño de vida o muerte. El silencio es el gran cómplice de las tiranías. El Coco no está solo, Dios y su pueblo están con él. Le pedimos a todos los opositores que apoyen una campaña de "Solidaridad Activa con Fariñas".    
         
 

ENTRE CUBA Y LA SELVA

Posted: 11 Sep 2016 06:23 PM PDT

Por Ángel Cuadra.
Desde el comienzo de la República hasta 1959, los cubanos si por algo eran algunos conocidos en el mundo, lo eran por su música, por ejemplo, o por sus deportistas, o por algunos de sus escritores; pero no existía una calificación específica que tipificara un sector determinado del pueblo que una vez instaurada la dictadura internacionalmente constituyera una calificación simbólica. Una vez instaurada la dictadura castro comunista del 59 en adelante se produjo en Cuba un éxodo descomunal por motivos políticos y sociales que, en relación con el número de sus habitantes, no tiene paralelo en la historia política de Hispanoamérica.
El cubano de "antes" –llamémoslo así– no emigraba, no se iba a vivir fuera, de manera permanente, Lo que, en todo caso, se trataba de un número pequeño y siempre con la perspectiva de regresar a residir o visitar cuando quisiera a su país. Y esto era un derecho constitucionalmente establecido, luego, no tenía que requerir visa ni permiso de entrada en la Isla.

Con la imposición de la dictadura castro comunista, con la pérdida de la libertad; se acabó uno de los derechos humanos más significativos: la libertad de movimiento, esto es el "derecho a salir de cualquier parís... y regresar a su país", como establece el Art.13 de la Declaración Universal de Derechos.
A falta de ese derecho, el cubano, durante más de cinco décadas ha intentado las más peligrosas –y audaces– formas de escapar del país en busca de la libertad, y sumado eso a la falta de una vida mejor, que ha desarrollado la reducida y esclavizante economía estatalmente controlada, durante estas cinco décadas.
Como Cuba es una isla, la forma de escapar más utilizada era la riesgosa travesía en balsa. Miles murieron en el cementerio marino que es el estrecho de la Florida. La figura del "balsero" llegó a tipificar a ese cubano que en endebles balsas confeccionadas a mano, se han lanzado al mar en la dramática disyuntiva de libertad o muerte. Y agreguemos que durante esas décadas, la fuga era para siempre. Y el mundo no entendía o, en indolente complicidad, no quería entender que, más allá de la propagada mentirosa y hasta cínica del gobierno castro comunista, algo o mucho de malo había en ese sistema sociopolítico, que tantos miles de cubanos se jugaban la dramática carta de libertad o muerte.
Aunque en años recientes, aún con ligeras aperturas a las que se vio forzada el gobierno de Cuba, el éxodo político, social, económico (todo mezclado), ha continuado, después de diciembre del 2014, con el restablecimiento de relaciones diplomáticas Cuba/USA se ha presentado una nueva y peculiar situación migratoria –mejor diríamos escapatoria– en los cubanos, y de esta situación la mirada internacional sí ha tenido que fijarse en los hechos. Se calcula que cerca de sesenta mil cubanos, han intentado en increíbles caravanas a través de Centroamérica, llegar a la frontera de México con Estados Unidos, para ingresar en este país, acogiéndose a la llamada Ley de Ajuste Cubano. Una gran crisis migratoria se creó en la región, de la que el mundo ha sido testigo. Es de sobra conocida la solución parcial que los países de Centroamérica tuvieron que adoptar. Pero eso no termino con el flujo migratorio de miles de cubanos que atravesando selvas. Zonas peligrosas, atacados por fieras. Intrincados y desconocidos territorios, asaltos y estafas de los llamados coyotes (guías casi siempre bandidos), y tantos peligros de muerte al paso durante semanas, por esos infernales lugares, han continuado en pos del logro de su objetivo.
A centenares, o miles de esos cubanos a escape, ya cerrados los caminos de la negociación para facilitarles el paso por las fronteras de aquellos países, los gobiernos de esos países les -van presentando la disyuntiva terrible de ser repatriados para Cuba o dejarlos seguir a sus expensas, sin protección ni garantía, ni ayuda alguna, en el largo peregrinaje a través de la selva, hasta la lejana frontera donde esperan encontrar la libertad y los medios de vida y apertura al futuro de una vida mejor, que con su riesgo del terrible viaje, sueñan alcanzar y que no esperaban, ni esperan encontrar en su país, bajo el sistema castro comunista, ni aún tras las negociaciones diplomáticas y supuestamente económicas como resultante.
¿Y a la ceguera o indolencia del mundo la respuesta de estos miles de cubanos en este peregrinaje dantesco, no les hace meditar sobre el engaño, ineficiencia y maldad de esa cruel y totalitaria dictadura, hecha ya dinastía, que a tantos miles de cubanos, al cabo de casi sesenta años de existencia, todavía loa ha situado ante la pavorosa disyuntiva de ser deportados a Cuba o internarse a todo riesgo en la selva?
Y gran parte de ellos están apoyando el camino de la selva.

 

 

HACER POLITICA PARA CAMBIAR LA REALIDAD

Posted: 11 Sep 2016 09:27 AM PDT

Por Alberto Medina Méndez.
 
A cualquier dirigente del presente se le interpela con el mismo interrogante. La pregunta recurrente intenta averiguar acerca de las profundas motivaciones que lo llevaron a ingresar al árido mundo de la acción política.
            La respuesta aparece casi instantáneamente, como un latiguillo, que pretende ser ampuloso y grandilocuente, pero que no puede evitar caer en la obviedad, por su excesiva vulgaridad y lo predecible de su contenido.
           El personaje en cuestión comparte con franqueza sus sensaciones e irremediablemente repite aquello de que la razón primordial que lo lleva a incursionar en política es cambiar la realidad, redoblando luego la apuesta, cuando confirma que ese es el único modo de transformar el presente.

            Es fácil coincidir con esa vaga percepción, tan difusa como general. Lo difícil es creer que este nuevo protagonista de esa fauna tan particular pueda finalmente conseguir algo diferente a todo lo ya conocido, torciendo el descredito que ha logrado acumular a lo largo de décadas, esa actividad.
              La historia muestra demasiadas evidencias acerca del modo en que se licúa esa energía inicial y como ese cándido ciudadano se va desmoronando, se desdibuja, hasta mimetizarse totalmente con el resto de sus "colegas".
             La meta de hacer algo virtualmente novedoso, de meterse en el fango de la política para hacer todo de un modo singular, de embarrarse hasta el cuello para ser parte del loable proceso de cambio y comprometerse con lo cotidiano, parece algo muy provocador y tremendamente inspirador.
             No existen motivos suficientes para endilgarle al nuevo habitante de este mundillo responsabilidades sobre lo ocurrido en el pasado, ni tampoco es justo suponer que repetirá sistemáticamente las patéticas historias de sus antecesores. No deberían pesar sobre él esos errores y tendría entonces que disponer de la oportunidad de intentar construir su propia leyenda.
              Sin embargo, es pertinente recordar que muchos iniciaron este recorrido con idéntico entusiasmo y una férrea convicción acerca de lo que pretendían concretar desde la arena política. No querían ser iguales y aspiraban a ser mejores. Se perjuraron no hacer lo impropio y se mostraron muy dispuestos a revertir esa providencial inercia que le planteaba el pasado inmediato.
               Es imposible dudar sobre ello. Seguramente esas encomiables intenciones son parte de la nómina de ingredientes que motivaron esa decisión de vida tan relevante. El desafío es, en todo caso, sostener esa claridad conceptual, sin dobleces sin perder el norte en el devenir de ese sendero.
                Existe una distancia considerable entre lo que se imagina aquel dirigente sobre ese espacio tan peculiar y lo que finalmente encuentra en él. Su inexperiencia puede llevarlo a tropezar muchas veces, pero eso es parte natural de cualquier proceso de aprendizaje, en casi cualquier ámbito.
                Lo que indudablemente es un gran reto es perseverar defendiendo los principios, mantener intacta la llama que sirve de guía, recordar siempre las razones esenciales que llevaron a tomar semejante determinación y que movilizaron al punto de generar esas incontenibles ansias de hacer política.
               La crónica contemporánea recuerda con crueldad que el tiempo finalmente juega en contra. Que a medida que se gana en despliegue, se pierden valores, que al avanzar en este perverso juego, quedan en el camino muchos buenos anhelos y desaparece paulatinamente el coraje original.
               Muchas veces los políticos intentan justificar sus decisiones aseverando que hacen lo que pueden y no lo que quieren, que todo culmina en el "arte de lo posible" y no precisamente en hacer lo necesario en cada circunstancia.
                  No se trata de ser intransigente y creer en falsos purismos. La tarea pasa, en todo caso, por avanzar con pasos firmes y perseverantes, por negociar articulando con otros actores, pero siempre en una dirección concreta, con metas claras y con hitos intermedios que siempre se encaminen al objetivo.
                 Es imprescindible, en ese contexto, que el sujeto revise sus visiones. Si se ha ingresado a la política para cambiar la realidad y se presentan oportunidades, no parece admisible postergar lo correcto y continuar con lo indebido. Cabe, en ese momento, cuestionarse con vehemencia acerca de los verdaderos motivos que lo impulsaron a participar en la política.
                   Tal vez la razón no haya tenido que ver con el deseo de modificar el presente, sino en todo caso con la ambición de acceder al poder, de sentirse importante y liderar, de mandar y dar órdenes, de ser un personaje público y famoso, de alcanzar reconocimiento y disfrutar del prestigio.
                    Claro que la política puede ofrecer mucho de eso. Es posible que muchos se muestren entusiasmados con lograr tantos tentadores objetivos personales. Pero sería muy saludable explicitarlo, empezar por no engañarse a sí mismos y evitar estafar a la ciudadanía, diciendo una cosa por otra.
                   Lamentablemente muchos llegan a la política con un discurso moralmente correcto y recitan sus buenos propósitos consiguiendo a su paso el ensordecedor aplauso de sus afectos que lo estimulan a lanzarse al ruedo.
              Hacer política es necesario. Alguien tiene que tomar esa posta. Los más aptos, los que tienen el deseo pero también los talentos para lograrlo deben emprender ese recorrido. Pero es vital comprender que para encarar este proceso se debe dimensionar la trascendencia de intentar modificar rumbos.
               No se necesitan nuevos políticos para seguir haciendo lo mismo, ni para conservar todo lo malo. Se precisan nuevas mentes, estilos diferentes e ideas superadoras. El entorno evoluciona y necesita entonces de una dinámica ágil y capaz de interpretar esas eventuales mutaciones.
                  Más allá de la retórica estéril y vacía, es esencial darle un sentido a la actividad política. Ingresar a ella para convertirla en una profesión muy rentable o  para satisfacer los más bajos instintos que vienen de la mano del poder, no parece algo de lo que se pueda estar orgulloso.
               Si la idea es trascender, pasar a la historia por lo realizado, ser útil a las futuras generaciones, pues entonces adelante, pero siempre con la convicción de que se ha decidido ser parte de eso no para que todo siga igual sino para patear el tablero. Si no se tiene el valor para intentarlo, si se carece de la determinación suficiente, no vale la pena seguir repitiendo aquello de que se ha decidido hacer política para cambiar la realidad.

LA TOMA DE CARACAS

Posted: 11 Sep 2016 08:56 AM PDT

Por Pedro Corzo.
Hay que dejar de pensar, actuar y escribir como aldeanos, lo que ocurra en Venezuela, Nicaragua, Brasil, Bolivia, Ecuador, Estados Unidos, Cuba, en cualquier país, debe ser interés de todos, se debe opinar y actuar en base a las convicciones que a cada quien asistan.
            Existe un Foro de Sao Paulo para promover el odio, el sectarismo y la lucha de clases,  por qué no otro Foro que promueva los valores democráticos. Un Foro  con ese compromiso es fundamental para Venezuela y para todos los países que sufren el despotismo y la autocracia.
             Hay que concertar esfuerzos y voluntades. Formar un eje por la libertad y la democracia. Alertar y denunciar cuantas veces sean necesarios los atentados a la libertad que ocurran en cualquier punto del hemisferio.
              Las protestas, manifestaciones y acciones similares no suelen derrocar gobiernos, pero  son muy útiles para identificar a quienes piensan en libertad y concertar propuestas y estrategias más efectivas, a la vez,  que facilitan la concientización de sectores que no tienen una visión apropiada de la realidad. 
Hay que combatir la frustración y el desencanto. No es un deber ser optimista, pero si actuar como si el triunfo de la causa estuviera al alcance de la mano. 

              Es una obligación respaldar al pueblo venezolano y sus líderes en la demanda del referendo revocatorio para que la dictadura institucional inventada por Chávez y continuada por Maduro llegue a su final. La victoria del revocatorio significaría el fin de un proyecto político que ha sido nefasto para el hemisferio.
                Apoyar a los demócratas venezolanos  es una acción de solidaridad, también de conveniencia. Hasta se puede calificar de egoísta, porque no hay dudas que cuando las aberraciones políticas del chavismo y de su progenitor, el castrismo,  desaparezcan, serán mayores las posibilidades de progresos económicos y de vivir en libertad 
               Hay que estar alerta por lo que ocurra en Venezuela. Listos para apoyar a la oposición si sus derechos no son reconocidos, respaldar a un pueblo que  en más de una ocasión ha demandado masivamente respeto a sus derechos ciudadanos ajustado a lo que disponen las leyes nacionales.
               El país se encuentra en una dramática encrucijada, ojala no termine en tragedia. La oposición ha dado muestras sobradas de estar en contra de la violencia. Organiza marcha y participa en elecciones, cree en la constitución y en la capacidad de anular legalmente un mandato como lo demostró en el año 2004 cuando organizó un revocatorio contra Hugo Chávez.
                  Por otra parte no se debe pecar de optimista. Es prudente estar en condiciones para dar respuesta a las posibles reacciones del chavismo. Ellos disponen de todos los recursos del estado, en particular, grupos paramilitares que disfrutan de total impunidad. 
                Los déspotas, sin importar ideologías, tienden a criminalizar la oposición y recurren a la violencia extrema sin consideración alguna, máxime cuando no cuenta con amplio respaldo popular y el reconocimiento internacional es reducido. 
               Maduro y su corte están conscientes de que si el régimen no está aislado por completo es por la complicidad de algunos gobiernos y por su capacidad de seguir comprando conciencias a costa de las riquezas nacionales.
              La oposición quiere sacar a Nicolás Maduro del poder. Cuenta con recursos legales suficientes para hacerlo y con sobrado apoyo popular para lograrlo. Ha sido transparente en sus reclamos, ha recurrido a la ley y no a una campaña de desestabilización que por el monopolio de la violencia que detenta el gobierno justificaría la militarización del país. 
             Venezuela,  es hoy toda América. Estar contra el chavismo es combatir el totalitarismo castrista, enfrentar a las FARC colombianas,  combatir la corrupción de Lula da Silva con su partido de los trabajadores y denunciar las maniobras reeleccionistas de Rafael Correa, Evo Morales y Daniel Ortega.
             Hace décadas  Eudocio Ravines, un profundo conocedor del populismo más despiadado, el amparado en el marxismo,  escribió  "América Latina un Continente en Erupción", en el que describía los peligros que acechaban al hemisferio,  contingencias que no han desaparecido,  por eso es preciso respaldar a los venezolanos porque el fin de los autócratas en América Latina pasa por Caracas y La Habana.

¿QUIEN MANDA AQUI?

Posted: 11 Sep 2016 08:47 AM PDT

Por, Luis Marín
La imagen de once gobernadores militares, más uno, mantendría vivo el mito de los 12 apóstoles, que más bien parecen los doce del patíbulo; pero hay otros, una logia secreta que actúa como buró político del comité central del partido militar que gobierna al país, por encima del PUSV y el chiripero que lo rodea, son la encarnación del Poder Popular.
             Lo novedoso no es que se hayan repartido al país como señores feudales, un estado para cada uno, porque eso lo hacen los caudillos desde la independencia para recompensar a sus lugartenientes; sino que ahora por primera vez cuentan con el apoyo del comunismo internacional.
              Visto que no hay división de poderes, es complicidad reclamar a jueces accidentales el tomar decisiones que ellos no han tomado sino de las que son meros portavoces; como seguir presionando a las "reptoras" del CNE, como les dicen ahora, para que hagan cosas que ellas no pueden hacer y así sucesivamente. 
Pongámoslo de otro modo: imaginen que Tibisay Lucena sale a decir que el Referendo Revocatorio es mañana, con voto manual y transparente, observadores internacionales y todas las maravillas que quiera la MUD. ¿No la sacarían de allí con camisa de fuerza, acusada de contrarrevolucionaria, conspirar contra el gobierno, aliarse con la derecha, el imperialismo y todo lo que se le ocurra al G2?

               Es que no se ha llegado a las últimas consecuencias del caso de la juez Afiuni, ¿no la sacaron esposada de su tribunal por tomar una medida perfectamente ajustada a derecho y acorde con las atribuciones del cargo? Pero lo importante de destacar pasados casi siete años es: ¿Quién más lo ha hecho? ¿Qué otro funcionario se ha atrevido a tomar una decisión contrariando las órdenes militares? Al contrario, los "jueces" obedientes son ascendidos y exaltados a la vista del público, pero, ¿quién lo ve?
               "A mí me llevaron los militares. Y allí estaba un capitán, un coronel y un teniente coronel, pero el capitán que estaba conmigo me dijo: mire doctora, yo le voy a decir una cosa: Si la juez le da la libertad, yo no la voy a soltar. Yo tengo órdenes del ciudadano Ministro de la Defensa de llevármela. Así que no esté contando con la decisión de la juez. No se haga ilusiones, si ella decide soltarla yo no la voy a soltar. Yo me la tengo que llevar." (Chávez me puso presa. Caracas, UCV, 2012, págs. 153/154.)
             Ante una situación tan clara, queda un asunto por resolver: ¿Por qué razón los voceros de la Alternativa Democrática (AD) insisten en pelear con muñecos de paja sin señalar a los dueños del fundo? Si de algo sabe la AD es de quién manda en este país, por eso extraña que no los  identifique ni mencione y aquí no valen las respuestas fáciles.
              Los dos caballos de batalla de las respuestas jurídicas y políticas son: el interés y la voluntad. A los dirigentes de la AD les interesa mantener una fachada de instituciones porque con ellas pretenden gobernar en el futuro inmediato y sería muy cuesta arriba ponerse a reconstruir todo el andamiaje institucional del país, aunque hoy esté en ruinas.
             La segunda es la voluntad: si se dice y repite que estamos en una democracia, entonces, estamos en una democracia. Pero la voluntad tiene sus límites, que no sólo por decir que "Chávez vive, la lucha sigue", Chávez va a vivir y la lucha va a seguir.
              Así, los comunicadores que usan el adjetivo bolivariano para la República se justifican diciendo que así está en la Constitución y ellos la cumplen; pero la Constitución no dice que las FFAA, Guardia Nacional y los demás lo sean, en ese caso, la olvidan. Es una cuestión de voluntad.
            Cabe una última posibilidad, que crean realmente que la República "es" bolivariana como las demás instituciones públicas, lo cual implica una ignorancia simultánea de Historia y de Derecho Público, lo que tampoco es inconcebible, como creer que se va a salir del militarismo sin derrotar la ideología militarista.
              Si la sociedad civil quiere emanciparse realmente tiene que superar el paternalismo, como está escrito: "Dejarás a tu padre y a tu madre". O se libra de la tutela militarista o se resigna a una perpetua minoría de edad, sucumbiendo al complejo de Peter Pan, el niño que nunca jamás crecerá.
              El verdadero creador del socialismo no es Marx, Engels o Lenin, como alguna gente cree, sino Walt Disney: fundador de la tierra donde los sueños se hacen realidad.
              No es culpa suya si los sueños se transforman en monstruosas pesadillas.
 

LA NEGRA MA' (UNA LEYENDA CUBANA)

Posted: 11 Sep 2016 08:40 AM PDT

La Negra Ma' Dolores Cabarnao  (UNA LEYENDA CUBANA)
Por René León, historiador y poeta.

En la zona de Trinidad y Sancti Spíritus, había una negra esclava gangá, conocida curandera en esa zona. Ella se llamaba María Dolores Iznaga, pero sus clientes y hermanos de raza la llamaban María Dolores de Cabarnao, por vivir en esa finca. Su vida era servil a sus hermanos de raza y clientes blancos, que la necesitaban, especialmente los criollos por no obtener su cura de los médicos de pueblo. La finca se encontraba al Norte de la ciudad Trinitaria. Era un pobre bohío lleno de hierbas, plumas, polvos para los tratamientos de brujería y médicos.
 
 Siempre se encontraba lleno o de esclavos o de guajiros que la visitaban. Su fama se había extendido por toda la comarca. Muchos médico del pueblo la habían acusado de brujería negra, pero ella se burlaba de todas las acusaciones que se le hacían. De que usaba los huesos de personas muertas para confeccionar sus polvos. Ella había podido sobrevivir todas las acusaciones.
             Otros decían que la experiencia de ella la había adquirido en los barracones con los negros brujos africanos. El nombre de ella fue adquiriendo fama y se fue extendiendo. Venían a consultar con ella desde Sancti Spíritus y de más allá. Una de las cosas importantes era su honradez, no engañaba a nadie. Su bohío era centro de numerosas personas que la visitaban. Personas que habían sido abandonadas por no poder los médicos mejorar su estado de vida. Iban allí para encontrar la salud que otros le negaban.
                 Al principio el bohío era visitado por sus amigos africanos de cualquier nación. Su fama fue creciendo por toda aquella zona. Algo que no gusto a las autoridades españolas, que decían que allí se reunían conspiradores criollos y espías de los mambises.
                 Entre las cosas que se decía de ella, era que sabía del agua de un manantial que proporcionaba cura a todos los enfermos y en especial a los niños. Curaba con aplicaciones de saliva y con aplicaciones del agua del manantial. Que con el tiempo fue conocido por La Poza de Ma. Dolores. Recuerdo haber estado allí con mi hermano Emilio (†) en los años 1947 o 1949 en busca de unos gallos finos, y el guajiro no las mencionó. El manantial tenía agua que era utilizada por los vecinos.
             Pero volvamos a nuestra historia.
             Pues bien los españoles no podían permitir que se reunieran esclavos y otros en casa de María Dolores. De los alrededores la visitaban, de la misma Trinidad, de las fincas cercanas. Su negocio se puede decir, marchaba de lo mejor.
             Las autoridades españolas tomaron la decisión. Como estaba en su apogeo la guerra de los Diez Años, aprovecharon para prender a Ma. Dolores y con unos veinte negros que se encontraban en su bohío. Sería acusada de ayudar a los insurrectos. Que el bohío era un centro de conspiraciones contra España. Se le acusaba de Infidencia, que era ser condenada a la pena de muerte.
                El 15 de mayo de 1875 fue llevada a la Cárcel Ma. Dolores, y unos 20 cómplices. En el registro de la propiedad no encontraron ningún tipo de armas; lo único caracoles, hierbas, huesos de animales y pluma, las plumas eran de lechuza, rosario, peonia; un altar donde se encontraban todos sus santos.
                Entre sus feligreses había uno que se llamaba Jesús Nazareno de 80 años. Un niño mestizo Jesús Barrizonte, apodado el Niño Jesús. Fueron liberados el 19 de octubre de 1875. (Se salvaron).
                Volvamos a Ma. Dolores que fue acusada de infidencia. La plaza estaba llena todos los días de esclavos libertos y criollos rogando por Ma. Dolores.
                Pero empezaron a pasar acontecimientos en la ciudad de Trinidad. Lo primero fue que el que hacía de juez que había ofendido a Ma. Dolores en el juicio, amanece enfermo de gravedad en su casa. Una hemorragia cerebral. Aquí no termina la cosa. La noche anterior el cielo se nublo, y dio comienzo una fuerte lluvia, con descargas eléctricas. Un bohío que se había levantado frente al juzgado, cogió candela. El sargento pedáneo que salió con unos voluntarios para perseguir unos mambises, se cae del caballo, y se parte una pierna.
               Las autoridades nerviosas por lo que estaba sucediendo después de la detención de la curandera. No sabían lo que iban hacer.
                 El tribunal la acuso y la condeno a la pena de muerte, pasada por las armas. Al ser notificada de la sentencia. Ma. Dolores, miro a los cabrones jueces y les dijo:
                 –A mí no mata nadie…Mis angelitos me viene a bucá y me vá lleva…….
                 Desde el alba las calles cercanas a la cárcel se encontraban llenas. La multitud se dirigía a La Mano del Negro lugar donde ajusticiaban a los condenados a muerte. Soldados con bayonetas guardaban el orden, el pueblo estaba nervioso, los esclavos pedían por ella en su idioma materno. Pasaba el tiempo, nadie sabía lo que pasaba. No se veía su figura conducida en un carretón por la calle Las Chanzonetas.
               De pronto se formó una gritería. Se vio venir a un oficial español con un pliego en su mano. Todos se quedaron en suspenso.
               –¡Perdón, Perdón!,…repetía el oficial
                La bruja gangá se había salvado, de una muerte injusta.
                 Todos recordaron el vaticinio de Ma. Dolores. El pueblo se fue a sus casas.
               Ma' Dolores le fue conmutada la pena de muerte por la de destierro, el día 14 de Marzo de 1876 fue conducida a La Habana; señalado para cumplir su condena.
              Han pasado casi 150 años y la tradición mantiene vivo el recuerdo.
 
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Campaña por Eduardo Arocena