Hora del Este (Miami, Fl, USA)

Sintonizar desde su reproductor favorito ...

Winamp, iTunes Windows Media Player Real Player QuickTime Proxy Web

lunes, 24 de octubre de 2016

Enfoque Magazine 3

Enfoque Magazine 3


EVALUANDO EL SECUESTRO DE NORTEAMERICANOS POR RAUL CASTRO

Posted: 23 Oct 2016 09:18 AM PDT

Por Santiago Cárdenas MD.
 
Como señalé en el artículo precedente el secuestro de cincuentas norteamericanos por Raúl Castro en las inmediaciones de la Sierra de Cristal en 1958, que conmovió el mundo noticioso de la época, se puede analizar desde diferentes perspectivas. La causa directa fue la fotografía de un rocket estadounidense que no explotó en las inmediaciones de la base naval de Guantánamo en territorio controlado por la guerrilla (se dijo entonces que posiblemente fue filtrada desde dentro de la misma base por un obrero afín al movimiento 26 de julio). El misil mostraba un rótulo que le dio la vuelta al orbe, donde se señalaba su "donación " como una ayuda del gobierno americano al gobierno cubano de Batista.

Aunque la suspensión de la ayuda militar estadounidense era firme desde hacía tres meses –hecho históricamente escamoteado, manipulado e ignorado– Castro Raúl insistió en la cooperación entre ambos gobiernos en su contra, que abarcaba el reabastecimiento a escondidas de los B 26 de Batista dentro de la misma base. Uno o varios bombardeos con bajas civiles por esos mismos aviones en el II Frente Frank País le pusieron la tapa al pomo.

El divertimento que consistía la apertura de varios focos autónomos guerrilleros al unísono para quitar la presión militar sobre la Sierra Maestra funcionó exitosamente como lo había demostrado el Che un año antes comandando una columna extraterritorial a la comandancia general. El hecho se repitió. Fue así que Raúl ayudó a frenar la escatología de la ofensiva militar batistiana del verano del 58 en el norte de la provincia. Además envió un claro mensaje de la viabilidad de la lucha en áreas rurales a escasos tres meses del estrepitoso fracaso de la huelga general del 9 de abril en el llano. La guerrilla urbana no funcionaba estratégicamente. Ahora, el poder absoluto estaba en las sierras; las sierras en plural.
            La psicología independentista de un post adolescente rebelde aspirando a la notoriedad también se hizo patente para los psicólogos amateurs de la época. A los veintisiete años de edad, con novia, armado hasta los dientes y respirando los aires cristalinos y libertarios del pico Cristal, el mensaje de autonomía, con el que soñaba desde niño en Birán, le fue enviado a su hermano mayor junto con las noticias de los rehenes plagiados. Inconsultamente y a cierta distancia.
           Fidel no dijo ni pío. Se conoce extraoficialmente "que desde el primer momento no estuvo de acuerdo con los secuestros" (¿?) y justificó su inacción con la excusa de la lejanía de los dos Frentes y las difíciles comunicaciones en las serranías de mediados del siglo pasado. Nunca un periodista le preguntó acerca de estos hechos, ni aún después del triunfo involucionario. Lo curioso continúa siendo que la planta de radio de la comandancia general de la Plata, tan locuaz y que transmitía todas las noches, enmudeció ante estos acontecimientos de importancia planetaria.  
          El verdadero mentor y guía de Raúl nunca fué su hermano Fidel como se acostumbra a decir acrítica e ingenuamente. El papel que jugó Nikolai Leonov y su cerril antimperialismo en la captura de los abyectos yankees está por elucidarse. Nicolás fue un super top secret. Estoy hablando del mejor y mayor espía de la Unión Soviética de todos los tiempos. Considerado por muchos dentro de la comunidad de la inteligencia como el más grande entre los grandes de la historia de la subversión. Las fuentes  históricas primitivas e ingenuas lo ubican en las Rusias en 1958, tomando un curso de superación. No sería de extrañar que viviera en Cuba en el clandestinaje. Hablaba un perfecto español aprendido en México, donde convivió y adoctrinó al Che y a Raúl durante los preparativos del desembarco del Granma. Leonov de una manera u otra y más o menos explícitamente fue el autor intelectual del primer y mayor secuestro de norteamericanos en América Latina cuando la guerra era fría.
EN LOS EE.UU. EL PRESIDENTE Y LA OPINION PÚBLICA
  El general Eisenhower aconsejado fue de una operación comando o de una invasión desde la Base para lograr el rescate. No lo hizo en el nerviosismo de la crisis del Líbano que estaba en su apogeo y consumía todo su tiempo. De hecho allí desembarcaron los marines unos días después. La Secretaría de la Guerra abrió paso al Departamento de Estado y sus negociaciones en medio de un repudio total hacia la guerrilla de toda la opinión pública estadounidense.
Un memorándum oficial del embajador Smith en la Havana a Washington hacía una evaluación acerca de los motivos del chantaje: 1– Obtener publicidad mundial. 2– Ganar el prestigio que había perdido el Movimiento 26 de julio luego de varios intentos de huelgas fracasadas 3– Forzar a Batista a una tregua incluyendo bombardeos aéreos.4– Ganar reconocimiento público para la guerrilla como fuerza beligerante en Cuba.
El terrorismo impune reapareció poco después en octubre de 1958 con el sangriento primer secuestro de un avión en Latinoamérica. El Viscount de Cubana, Miami– Varadero, se estrelló en la Bahía de Nipe zona de influencia de Raúl, con solo cuatro sobrevivientes. Tres meses después Fidel entraba victorioso  en la Habana y su hermano en Santiago de Cuba.
              Aquellos polvos trajeron estos lodos.          




LA CRISIS DE LOS MISILES DE CUBA EN 1962: LA VERDADERA HISTORIA DETRAS DE LA LEYENDA

Posted: 23 Oct 2016 09:21 AM PDT

Gracias a la desclasificación de archivos, hoy se sabe que la realidad de la crisis de los misiles de Cuba en 1962, cuando estuvo a punto de estallar una guerra nuclear entre Estados Unidos y la ex Unión Soviética, no es tan heroica. El episodio, que mezcla disuasión y diplomacia, ha dejado numerosas enseñanzas.

Por, Mariano Aguirre, director del Norwegian Peacebuilding Resource Centre 

 La mayoría de las crónicas publicadas estos días sobre la crisis que ocurrió en octubre de 1962 sobre los misiles nucleares soviéticos instalados en Cuba indican que Estados Unidos y la URSS estuvieron a punto de entrar en guerra pero que la amenaza por parte del presidente John Kennedy de usar la fuerza salvó al mundo.
El hecho decisivo que se recuerda es que el 24 de octubre una flota de buques soviéticos que portaba más misiles estuvo a punto de tocar la línea imaginaria de bloqueo que Estados Unidos había marcado en torno a Cuba. La historia oficial es que la firmeza de Washington llevó a Moscú a ordenar que sus buques diesen la vuelta hacia la URSS. La realidad fue menos heroica pero más compleja.http://www.gwu.edu/~nsarchiv/nsa/cuba_mis_cri/ " target="_blank">La desclasificación de documentos y una serie de diálogos entre funcionarios soviéticos, estadounidenses y cubanos que fueron actores de la crisis permiten tener una perspectiva veraz de lo que ocurrió. Por ejemplo, la flota soviética nunca se acercó a esa "línea roja" sino que 22 horas antes la diplomacia entre la Casa Blanca y el Kremlin tuvo éxito. Lo que detuvo una posible guerra fue una mezcla de firmeza y diplomacia, "escalada controlada" le denominó el presidente Kennedy, y sentido de responsabilidad de Moscú.

Cuba y la Guerra Fría

En 1959 un grupo armado tomó el poder en Cuba. Las nacionalizaciones que implementó el nuevo gobierno de Fidel Castro deterioraron las relaciones con Estados Unidos. En enero de 1961 La Habana y Washington rompieron relaciones diplomáticas. En abril del mismo año un grupo de mercenarios cubanos con apoyo de Estados Unidos intentó invadir la isla entrando por Bahía de Cochinos. La operación falló pero agudizó el enfrentamiento entre los dos países y la obsesión de Washington con acabar con la revolución. Castro comenzó un progresivo acercamiento a la URSS.

En 1962 la inteligencia estadounidense detectó que la URSS suplía de armamento a Cuba. En octubre, una serie de fotografías aéreas mostraron que la isla ya contaba con misiles balísticos con cabezas nucleares que podían alcanzar el territorio de Estados Unidos.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial las relaciones entre la URSS y Estados Unidos se habían deteriorado progresivamente, con enfrentamientos diplomáticos y peligro de confrontación armada en torno a Checoslovaquia, Berlín, Hungría y el Canal de Suez. En 1961 se levantó el Muro de Berlín, el antecedente más inmediato a la crisis de los misiles en Cuba.

La semana de tensión

Entre el 22 y el 28 de octubre hubo intensas negociaciones a la vez que ambas partes de preparaban para una posible guerra nuclear. La instalación de misiles nucleares en Cuba cambió la correlación de fuerzas entre las dos grandes potencias de la Guerra Fría. Desplegar misiles en el Caribe era un avance estratégico incomparable para Moscú a la vez que apoyo a una nueva revolución.

Armar a Cuba con misiles nucleares tenía una inmensa relevancia para contrarrestar la estrategia de Estados Unidos de contar con bases y aliados alrededor de la URSS, desde Europa hasta Asia y el Pacífico. El gobierno de Castro consideró que la instalación de los misiles soviéticos le daría protección para avanzar en el proceso revolucionario sin interferencias.

Washington manejó dos opciones, un ataque aéreo que destruyese los misiles o imponer un bloqueo que impidiese que buques soviéticos llegaran con el material adicional que completaría la instalación de las baterías nucleares. El gabinete de crisis de Kennedy decidió apostar por la cuarentena, el bloqueo, sin descartar el uso de la fuerza. Pero el 19 de octubre el alto Estado Mayor y algunos miembros del gabinete presionaron al Presidente para que se llevara a cabo un ataque sobre Cuba, entre ellos el prestigioso asesor de seguridad nacional McGeorge Bundy.

Kennedy no obtuvo absoluta seguridad de que todos los misiles serían destruidos y continuó con la cuarentena. Gordon M. Goldstein, en su libro Lessons in disaster, indica que "gracias a reveladoras investigaciones académicas sobre la crisis de los misiles ahora sabemos que si Kennedy hubiese aceptado el consejo de Bundy esto podría haber desatado una guerra nuclear". Bundy reviso más tarde su posición y escribió: "Habiendo estado tan cerca del final, creo que debemos ocuparnos de que esto no vuelva a ocurrir".

El sábado 27 de octubre fue el peor de toda la crisis. Como resume el historiador Michael Dobbs en One minute to midnight, ese día Fidel Castro envió un telegrama al premier soviético Nikita Khruschchev urgiéndole a usar las armas nucleares contra el enemigo común; se dispusieron cabezas nucleares cerca de los misiles en Cuba; un avión de reconocimiento estadounidense fue derribado por los cubanos y otro se perdió en el espacio aéreo soviético; un submarino nuclear soviético fue obligado a subir a la superficie por la Marina de Estados Unidos; el Alto Estado Mayor en Washington se preparó para lanzar una invasión sobre la isla mientras que buques soviéticos se acercaron a pocos kilómetros de la base Guantánamo. Cualquiera de estos incidentes podría haber desencadenado la guerra.

Dobbs considera que fue la diplomacia lo que llevó a Khrushchev a ordenar a la flota soviética volver a la URSS. Esto significa que Moscú y Washington no estuvieron a punto de enfrentarse, cara a cara, y que el líder soviético no dio marcha atrás en el último segundo. Pese a que la historia que se ha contado es que Kennedy y Khrushchev no parecían dispuestos a ceder, documentos y testimonios de los protagonistas indican que ambas partes ofrecieron concesiones con el fin de evitar una guerra nuclear.

Kennedy manejó la posibilidad de que Moscú retirase los misiles nucleares de Cuba a cambio de que Estados Unidos desmantelara sus misiles del mismo tipo que tenía instalados en Turquía apuntando hacia la URSS, y a cerrar la base de Guantánamo. De hecho, la URSS aceptó desmantelar los misiles a cambio de la garantía de Estados Unidos de no invadir Cuba. Meses después Washington retiró sus misiles de Turquía. El acuerdo sobre Turquía con el Kremlin se hizo con tanta discreción que parte del gabinete de Kennedy no lo supo en ese momento.

Para Cuba la crisis significó resituar su papel dependiente de la URSS. Castro y la dirigencia cubana entendieron que eran una pieza en el engranaje de la Guerra Fría y la política de bloques. Para romper su aislamiento y diversificar sus alianzas internacionales La Habana empezó desde entonces a apoyar movimientos revolucionarios en África, Asia y América Latina. De alguna manera, el camino del Che Guevara hacia África y luego Bolivia empezó en la crisis de los misiles

La herencia de 1962

El momento más peligroso de la crisis fue cuando las maquinarias de la guerra de los dos países, y la voluntad de varios funcionarios secundarios, indica este historiador, se movieron hacia una confrontación. Afortunadamente Kennedy y Khruschchev fueron prudentes estadistas que tuvieron en cuenta que la confrontación ideológica no justificaba arriesgar las vidas de millones de personas en una guerra nuclear.

La mitificación y exaltación de la fuerza, dice Dobbs, el mirarse "a los ojos" hasta que "el otro pestañea", y trazar "líneas rojas" que no se pueden cruzar porque entonces se usará la violencia produjo desastres en la política exterior de Estados Unidos, desde Vietnam hasta Irak. El caso más reciente es la exigencia del primer ministro israelí al presidente Obama de que trace una "línea roja" a Irán en su programa nuclear.

La crisis de los misiles tuvo también otros resultados. Por una parte, Moscú decidió acelerar su programa de armas nucleares con el fin de evitar una nueva derrota. Por otra, ambas partes llegaron a la conclusión de que una guerra nuclear sería destructiva para todos, y que no debería suceder. Esto desplazó la confrontación hacia países periféricos. Se estableció un "teléfono rojo" de comunicación entre Moscú y Washington para gestionar crisis, y en julio de 1963 Estados Unidos, la URSS y Gran Bretaña firmaron el tratado de prohibición de pruebas nucleares en la atmósfera.

Cuba nunca fue invadida por los Estados Unidos. La URSS se disolvió en 1991 y Rusia heredó sus armas nucleares. Fidel Castro, el más débil de los tres líderes de la crisis de octubre, es el único que sobrevive.

 

CONOZCA LAS NUEVAS PALABRAS DEL DICCIONARIO RAE

Posted: 23 Oct 2016 11:17 AM PDT

Las actualización del diccionario de la Real Academia de la lengua Española (RAE) siempre da de qué hablar.


LATINEWS/Enfoque 3
Hoy es un día de esos: uno en el que la RAE publica las palabras que ha decidido incluir en ese diccionario que los hispano hablantes tanto consultamos: www.rae.es; es consultada en promedio más de 2 millones de veces diarias.
Contenido relacionado con el hablar. El día de su publicación conocemos nuevas palabras, nos sorprendemos por las que tomábamos por jerga, reímos de las que suenan vulgares e, incluso, celebramos las que se actualizan en la historia.
La Real Academia Española lleva los clásicos a internet


 Anglicismos, abreviaturas, inventos de la heterogénea y dinámica cultura hispanohablante: palabras de todo tipo entraron el viernes a la bandeja oficial de palabras que el diccionario más usado del castellano define.
No es cuestión de todos los años. De hecho, este día lo hemos vivido cinco veces desde que la RAE llegó a internet, en 2001. Mientras que en la modificación del 2005 hicieron 9.029 cambios, esta vezsolo fueron 1.697. De igual forma, vale la pena que conozcamos algunos de los más llamativos.
Profesiones
Una categoría siempre presente en la actualización es las nuevas –o viejas pero desestimadas– profesiones que se han generado a partir de los nuevos desarrollos tecnológicos o culturales.
Al que practica el deporte del béisbol, ya lo podemos llamar, oficialmente, beisbolero. Y aquel que está al frente de dos ministerios es un biministro.
Ya estamos de acuerdo: esa persona que escribe y publica en internet "contenidos de su interés" a diario es un bloguero, y no un bloggero, o un blogger. El bloguero puede que chatée, porque chatear es, también, una palabra del diccionario.
El citricultor –que tal vez necesite la ayuda de un gruista para que le maneje la grúa– es el hombre o la mujer que se dedica a la citricultura, que es las técnica agronómica que trata los cítricos.
Otra discusión en la que ya podemos estar de acuerdo: se escribe okupa, y no ocupa, el adjetivo que describe al perteneciente del movimiento que "propugna la ocupación de viviendas no habitadas".

 El pepero pertenece al partido político español Partido Popular y el sociata, al socialista.

 Del inglés
Los hispanohablantes hemos adoptado, queriéndolo o no, palabras de la lengua inglesa. Y la RAE, con el tiempo, las ha ido aceptado como parte del castellano oficial.

 La palabra USB ya es parte del idioma español.
Para empezar, espanglish ya es una palabra en español: "Modalidad del habla de algunos grupos hispanos de los Estados Unidos, en la que se mezclan, deformándolos, elementos léxicos y gramaticales del español y del inglés".
Parte del espanglish es friki, que viene defreak, y quiere decir "extravagante, raro o excéntrico".

HUBER MATOS

Posted: 23 Oct 2016 08:32 AM PDT

Aunque tu silencies mi nombre cuando hablas de los que han luchado y luchan junto a ti, lo cierto que he hecho por Cuba todo lo que he podido ahora y siempre.     Huber

 

El 21 de octubre de 1959, es  un hito en la historia de la lucha contra el totalitarismo en Cuba.                                          

 Con anterioridad se habían producido hechos que demostraban que el liderazgo de la insurrección triunfante, Fidel Castro en particular, no aceptaba la democracia,  tampoco las ideas contrarias a la nueva religión que se estaba imponiendo en el país, el castrolicismo, pensar y actuar con independencia eran una herejía sancionada con toda la crueldad de que fueran capaces los dioses del  nuevo Olimpo.
El doble juicio a los pilotos aviadores en marzo de 1959 fue una aberración jurídica impuesta por el caudillo, el golpe de estado al presidente Manuel Urrutia  una canallada que dejaba avizorar el futuro del país, pero no fueron las únicas señales. Numerosos eventos presagiaban el futuro que muchos líderes demócratas y el pueblo en particular,  no fueron capaces o simplemente  no quisieron ver ni escuchar,  cuando quizás todavía había tiempo para impedir la destrucción de la nación.
La prensa y la sociedad civil fueron agarrotadas. Los derechos conculcados. La intimidación primero, el miedo después, se apoderó de la mayoría ciudadana.
            Un pionero en la lucha por la democracia, el comandante Pedro Luis Díaz Lanz,  alertó sobre la penetración comunista, sin embargo un silencio inconsciente, quizás, cómplice, encubrió su heroísmo.
            Fue el comandante Huber Matos, quien pagó con 20 años de presidio,  denunciar sin violencia la fuerte penetración marxista en el proceso revolucionario. Matos, en un gesto de supremo civismo, reclamo derechos sin empuñar las armas.  No se pronunció militarmente a pesar de que cientos de militares a su mando estaban dispuestos a cumplir la orden de rebelión si la hubiese dispuesto.  
         El comandante no quería más violencia, más guerras,  por eso cívicamente hizo público su descontento ante la penetración marxista. Nunca conspiró, habló claro y con firmeza a Fidel Castro y sus sicarios más próximos,  lo conversó con hombres de su confianza como Dionisio Suárez y Pedro Armenteros.
            Suarez  recuerda que Matos dirigió  una carta a Fidel Castro en la que presentaban su renuncia, y   para demostrar que su protestas no  promovía una insurrección, abandonó sus armas y le ordenó a los militares bajo a su mando que hicieran otro tanto.
              Armenteros afirma que el comandante interpretó el pensar y sentir de la mayoría de los militares. Opina  que el propósito de Fidel Castro era fusilar a Matos porque cuando llegó al regimiento seguido de una turba enardecida le echó el brazo sobre los hombros a Camilo Cienfuegos y le dijo, "vamos a entregárselo al pueblo".
             El compromiso de Matos fue hasta el final. Nunca temió las consecuencias. El capitán médico Miguel Socarras le propuso sacarlo del país en una avioneta y rechazó la oferta, otro capitán, Tuney Pérez Álamo,  se ofreció a comandar un ataque a la emisora de radio desde la que Mendoza Reboredo  pretendía desacreditar la figura del renunciante, negándose tajantemente.
            Aunque no hubo violencia no faltaron mártires. Pedro Armenteros recuerda al capitán José Manuel Hernández, jefe del Tercio Táctico de Florida, próximo a Matos, quien después de participar en un programa radial en el que defendió al comandante y condenó a los comunistas, se suicidó.
             Dionisio Suárez, compartía celda la noche de los sucesos con el sargento jefe del puesto de Vertientes, José García León, cuando este abrumado por el robo de los sueños de libertad y progreso por los que había luchado, también se suicidó.
             Huber Matos marcó una pauta indeleble en la lucha por la libertad y la democracia en Cuba. Las consecuencias de su acción no violenta fue un gesto de coraje y dignidad que demostró, a quienes todavía seguían empecinado en darle una oportunidad de rectificación a los moncadistas, que lamentablemente no quedaba otra alternativa que la confrontación, independiente a los resultados que se fueran a cosechar.
            Matos, independiente a virtudes y defectos, aciertos y errores fue un hombre de una entereza admirable. Cumplió 20 años en prisión, algunos en solitario, salió al exilio y siguió fiel a su compromiso de luchar por la democracia en Cuba. Devoto a sus convicciones hasta el día de su muerte.
             Para recordar este aniversario no hay decir mejor que el de Rogelio Cisneros, quien fuera dirigente del 26 de Julio en Camagüey durante el proceso insurreccional. Le expresó  a un amigo el día de la renuncia-protesta del Comandante, "aquí ya empezó la lucha hasta el final contra el comunismo", una afirmación que se mantiene en pie 57 años después.

 

LECCIONES DE LA CRISIS DE LOS MISILES

Posted: 23 Oct 2016 08:18 AM PDT

Por Jaime Suchlicki
 En el otoño de 1962, la Unión Soviética introdujo subrepticiamente misiles nucleares en Cuba. Un sorprendido, avergonzado y enojado presidente John F. Kennedy instituyó un bloqueo de la isla y después de once días tensos de la Unión Soviética retiró sus misiles.
La crisis que llevó al mundo al borde de un holocausto nuclear –los misiles de Octubre– ayudó, entre otras cosas, para dar forma a las percepciones de los líderes de la política exterior estadounidense hacia la amenaza soviética y el mundo. Algunas de las lecciones de la crisis todavía están con nosotros hoy.
La primera lección fue que no hay sustituto para la alerta y la inteligencia de calidad. Los Estados Unidos se sorprendieron por la apuesta soviética, y no fue hasta que los misiles estaban en la isla y aviones espías estadounidenses habían fotografiado a estos que la Casa Blanca descubrió la magnitud del desafío y el peligro que representan para la seguridad EE.UU... Mientras que los cubanos de la isla informaron movimiento sospechoso de los misiles, la  inteligencia EE.UU. no advirtió a la administración Kennedy con antelación de los planes u objetivos soviéticos.
La segunda lección fue una mayor conciencia acerca de los peligros de las armas nucleares. Después de la crisis, los Estados Unidos, la Unión Soviética y la mayoría de los países del mundo firmaron el Tratado de No Proliferación Nuclear. Una línea telefónica directa se instaló para la comunicación entre el Presidente EE.UU. y el líder soviético, y la retirada de EE.UU. algunos misiles de Turquía y seguido en otros lugares.

Tercera lección era en la gestión de las crisis. Cuidadosos movimientos del presidente Kennedy durante esos tensos 11 días evitaron una confrontación nuclear. Mientras que algunos en este país abogaron por una invasión de Cuba y el fin del régimen de Castro, el presidente prefiere un bloqueo, la diplomacia y la negociación con el Kremlin. Como hemos aprendido, ya que, Fidel Castro pidió a Kruschev para lanzar los misiles de Cuba contra Estados Unidos, una acción que sin duda habría obligado a una contra-respuesta no sólo contra Cuba, sino también contra la Unión Soviética, causando una catástrofe mundial.

La cuarta lección es que la debilidad de parte del liderazgo de Estados Unidos, o la percepción de debilidad por los enemigos de este país, por lo general alienta a los enemigos para tomar medidas audaces y temerarias. El acontecimiento más importante alentar y acelerar la participación soviética en Cuba era la Bahía de Cochinos en 1961. El fallo de EE.UU. para actuar con decisión contra Castro dio a los soviéticos ilusiones acerca de la determinación EE.UU. e interés en la isla. Los líderes del Kremlin cree que una mayor participación económica e incluso militar en Cuba no implicaría ningún peligro para la propia Unión Soviética y no pondría en peligro seriamente las relaciones EE.UU.–soviéticas. Este punto de vista se vio reforzada por la actitud de disculpa del presidente Kennedy en relación con la invasión de Playa Girón El general y su débil desempeño durante su reunión cumbre con el primer ministro soviético Nikita Jruschov en Viena en junio de 1961.

La lección final y quizás lo más importante es que hay líderes antiestadounidenses en el mundo dispuestos a arriesgar la destrucción de sus países a cumplir sus ambiciones políticas. Castro y Jruschov pertenecían a este grupo el primero debido a su odio anti-estadounidense y su ambición de jugar un papel de potencia más allá de las capacidades de su pequeña isla, y el segundo a causa de su deseo de superar la ventaja estratégica de Estados Unidos y cambiar el equilibrio de poder en el mundo. Ambos estaban dispuestos a tomar medidas que pusieron en peligro su gente, así como el mundo.

Líderes peligrosos y arriesgados, y los terroristas, enemigos de los Estados Unidos, siguen siendo hoy en día dentro y fuera del poder en muchos países. Las acciones de Castro y Jruschov en 1962 nos deben hacer reflexionar, pero poco confort. No sólo son las armas nucleares todavía alrededor, pero las armas químicas y biológicas más siniestro y se han desarrollado desde la crisis de los misiles. Las lecciones de la crisis y el peligro de un mundo difícil todavía están con nosotros.

FANTAVIVENCIA DE MI VALLE

Posted: 23 Oct 2016 08:08 AM PDT

DE LEONORA ACUÑA DE MARMOLEJO


Por, Lola Benítez Molina
He gozado ampliamente con la lectura de "Fantavivencias de mi valle". Son veintiún cuentos que encierran grandes enseñanzas sobre la vida, si bien aquí refleja la vida del Valle del Cauca, la cual no dista mucho de la realidad de las gentes de otros pueblos del orbe.
Leonora Acuña de Marmolejo mezcla fantasía y realidad con soltura, con perfecto conocimiento de su tierra natal, adentrándose en la psicología humana.
En el manejo del lenguaje, el vocabulario, la descripción de dichos pueblos me trae a la memoria el lenguaje fluido y culto de uno de los más reconocidos escritores como el premio Nobel Gabriel García Márquez, quien manifestó: "Cada cosa con solo mirarla me suscitaba una ansiedad irresistible de escribir para no morir".
          A Leonora Acuña de Marmolejo el amor a su tierra la engrandece, y si a eso se le añade su amplio bagaje cultural, que maneja exquisitamente en sus excelsas descripciones, es digna de ensalzar.
           El amor en todas sus vertientes, presente en sus cuentos, va unido al dolor y al gozo como la vida misma. El amor a la familia, perfectamente expresado en "El castillo de oro de la abuela", o en "Papá Santiago", con gran alarde de sensibilidad, galardonado este último por el Club Cultural de Miami "Atenea", en el Concurso Internacional de Cuento,2003. El amor entre hombre y mujer.
               Decía el filósofo Ortega y Gasset que "el deseo muere automáticamente cuando se logra: fenece al satisfacerse. El amor en cambio, es un eterno insatisfecho". Esta frase viene a colación con algunos de los cuentos como el de "La carta de renuncia". Rolando Molina Moncada no llegó a satisfacer su deseo, lo convirtió en una obsesión, que lo llevó a un final trágico. "La venganza sagrada" es otro ejemplo de hasta dónde puede llegar un hombre por la obsesión de una mujer.
            Me viene a la memoria otra frase de Friedrich Nietzsche: "El amor y el odio no son ciegos, sino que están cegados por el fuego que llevan dentro". Léase: "Allí los dejó entre los muertos".
            Todos los cuentos perfectamente estructurados encierran una sutil enseñanza que despierta un ávido interés por conocer el desenlace.
          Con estas palabras quiero expresar mi más profunda admiración por la polifacética y reconocida Leonora Acuña de Marmolejo. Tanto sus poemas, que tengo el gusto de haber leído, como sus cuentos, son verdadero sustento para el alma del lector.

 

EL BOLITERO "UNA LEYENDA CUBANA"

Posted: 23 Oct 2016 11:12 AM PDT


Por René León poeta e historiador.

Recuerdo que cuando me mude para Miami, conocí a una señora que se dedicaba a recoger dinero para la bolita,  parece que le iba muy bien, pues tenía un auto del año. Luego que me mude por circunstancia de trabajo para Tampa. Allí conocí al ya desaparecido Tony Pizzo, tampeño, historiador de la ciudad, fundador de la Tampa Historical Society,  y su primer presidente. Un día empezamos hablar de ese ayer maravilloso que se va alejando de nuestras vidas pero hay personas que lo llevamos muy adentro. Le decía a él que había leído su artículo sobre "El Bolitero", publicado en The Sunland Tribune, órgano oficial de la Sociedad, con fecha de diciembre de 1983, han pasado bastantes años de esto. El me habló de lo que él recordaba de cuando era joven, y del primer "Bolitero" que hubo en Ybor City, que era de origen español y se llamaba Manuel Suárez, le decían "El Gallego". Este señor había tenido un salón en Key West y cuando las fábricas se empezaron a mudar para Ybor City, por la importancia de la nueva ciudad. Él es quien introduce la "Bolita" en Tampa, siendo aceptada por los hispanos y americanos. Al principio se jugaba en algunos centros de trabajo, después se jugaba en todas partes. En las fiestas sociales se jugaba, pues era una manera de recaudar fondos para los grupos sociales. "El Gallego" abre un salón de juego de billar en el edificio "Sevilla"  que se encontraba en la calle 143 y la avenida 9. Pizzo me contaba la historia, sonriendo y recordando tiempos ya pasados.

2
  Tomando café, recordábamos aquellos años. Le hablé de cómo la "Bolita" llegó a Cuba. Según la historia vino de Francia, después del triunfo de la Revolución Francesa, se jugaba en los clubes de moda. También se utilizó para escoger a los que iban a ser ejecutados en la guillotina, que se les asignaba un número, y cuando salía el número se buscaba al preso que lo tenía y era el que moría en ese día.  Esa  costumbre llega a España, donde ya se jugaba la lotería desde el reinado de Carlos III, o sea desde 1763. En Cuba en tiempo de la colonia se vendían boletos de la lotería, que se jugaba una vez a la semana. Pero al hacerse popular la "Bolita", le fue ganando popularidad a la lotería. Cuando se empiezan a introducir en Cuba a los chinos "culíes" a principios de 1840, como obreros asalariados (esclavitud disfrazada), al pasar los años, después de la Guerra de los Diez Años (1868-1878), los chinos ya liberados empiezan a introducir la "Charada China" en el juego de la "Bolita". La figura del chino con los números que tenían un significado, de personas o animal el 1 al 36, se hace popular en la Cuba colonial. Los chinos, dedicados en la mayoría en esa época a las labores del tren de lavado, la venta de verdura, la bodeguita, o como cocinero de familias pudientes.
  El dios de la Charada era amado por todos. Habían personas que consultaban a una espiritista, porque las había que decían que ellas podían dar el número agraciado. Le daban un despojo de hierbas, se invocaba a algún santo, y a aposta. 

3
 Y esperar el número ganador. El cliente volvía al siguiente día a ver a la espiritista y decirle que los números no habían salido. Ella le mandaba a darse tres baños con perfume y pétalos de rosa. Y si todo fallaba, la respuesta común al jugador era: "Mi amor lo que tienes arriba es un chino encaramado de salación".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *